Ernesto ‘Che’ Guevara es asesinado

El 9 de octubre de 1967, un día después de que hubiese sido interceptado por una patrulla del ejército boliviano, el guerrillero Ernesto ‘Che’ Guevara moría fusilado en una pequeña escuela de La Higuera. El médico argentino, que se había hecho popular durante la revolución cubana y había ostentado cargos de ministro y de director del Banco Nacional Cubano, llegó a Bolivia en noviembre de 1966 con la intención de promover una gran revolución socialista en toda América Latina. Los contratiempos se sucedieron uno tras y otro y el día 8 de octubre, los 16 guerrilleros que quedaban en la tropa y el Che se vieron sorprendidos por un enorme contingente de rangers bolivianos, la élite del ejército. El argentino consiguió salir vivo, pero herido en una pierna y con un profundo sentimiento de derrota.

Esa noche, un campesino llamado Herrera informó que había visto al guerrillero en una quebrada. El Che fue interceptado por una patrulla encabezada por Gary Pardo y retenido en una escuela de La Higuera, donde se le mantuvo hasta que llegaron los agentes de la CIA Félix Rodríguez y el coronel Zenteno Anaya. Ese mismo día se había informado de la muerte del Che Guevara en un tiroteo, pero se mantuvo al argentino con vida mientras decidían qué hacer con él. Según Félix Rodríguez, Estados Unidos lo quería vivo para sacarle información pero fue Barrientos, el propio presidente de Bolivia, quien dio la orden de fusilarlo sin juicio previo.

El Che Guevara cayó muerto frente a un pelotón de fusilamiento boliviano y la noticia corrió como la pólvora. El carisma y la popularidad de este personaje hicieron que su muerte fuese ampliamente comentada y, tras un tiempo, documentada. Muchos historiadores señalan al propio Fidel Castro de ser responsable indirecto de la muerte del Che, ya que estaba causando problemas en la isla y comenzaba a convertirse en un estorbo para el régimen.

 

1959 Muere Shiro Ishii, el Megele nipón

Shiro Ishii fue un médico especializado en microbiología y miembro del ejército japonés que realizó una serie de espantosos experimentos con seres humanos durante la Segunda Guerra Mundial, pasando a la historia como el Mengele nipón. Se encontraba al frente de la Unidad 731, destinada a realizar pruebas médicas con prisioneros y cuya base se encontraba en un viejo aserradero en Manchuria, en la China ocupada por los japoneses. Debido al lugar donde estaba oculto el laboratorio, a las víctimas se las conocía como maruta (leño en japonés).

El número de víctimas de sus horribles experimentos varía entre las 3.000 y las  12.000 en un periodo de seis años (de 1936 a 1942) y entre ellas se encontraban presos políticos, prisioneros de guerra o campesinos. Ni mujeres ni niños estaban a salvo de las prácticas que allí se llevaban a cabo y en las que se incluían vivisecciones, congelaciones, amputaciones o inyección de enfermedades como el cólera. Cuando Japón fue derrotado al final de la Segunda Guerra Mundial, Ishii recibió una amnistía total a cambio de revelar los descubrimientos que había hecho en sus años de experimentación.

Sin haber sometido a ningún tipo de juicio pasó al anonimato, se convirtió al cristianismo y abrió una clínica en la que trataba de forma gratuita a sus pacientes. Murió el 9 de octubre de 1959.

 

1974 Muere Oskar Schindler

Oskar Schindler fue un importante empresario alemán que, durante la Segunda Guerra Mundial, salvó la vida de 1.200 judíos a los que consiguió mantener fuera de los campos de concentración al considerarlos trabajadores imprescindibles para su trabajo. Siendo un oportunista y un embaucador, estaba afiliado al Partido Nazi y fue escalando por los puestos sociales hasta codearse con las clases altas del régimen. En 1939 compró una fábrica de esmaltados en Cracovia, que tenía la venta asegurada debido al estallido de la guerra, y se enriqueció empleando a trabajadores judíos como mano de obra y explotándoles para obtener el mayor beneficio posible.

Conforme pasaba más tiempo en contacto con sus trabajadores y la represión, persecución y exterminio sistemático contra los judíos se acrecentaba, Schindler llevó a cabo un plan para mantener a los trabajadores de su fábrica fuera de los campos de concentración. A base de sobornos que le costaron gran parte de su fortuna, Oskar Shcindler reunió un listado de 1200 nombres a los que se asignó la condición de “trabajador imprescindible”, manteniéndolos así con vida. En julio de 1944, consiguió convencer a las autoridades nazis para trasladas su fábrica a la región de Brünnlitz, en los Sudetes.

Con la derrota de Alemania, Schindler huyó a Argentina con su esposa y pasó años allí, aunque volvió a Alemania y murió en Hildesheim el 9 de octubre de 1974.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.