Ernest Hemingway termina ‘El viejo y el mar’

Ernest Hemingway
Imagen: Getty Images.

El 4 de marzo de 1952, el escritor estadounidense Ernest Hemingway escribió una carta a su editor en la compañía Charles Scribner’s Sons anunciando que había terminado la novela corta en la que llevaba trabajando, en un sentido u otro, desde hacía más de tres años, y que definió de la siguiente forma: “Esta es la prosa por la que llevo trabajando toda mi vida que debería leerse con facilidad y sencillez y sentirse breve pero teniendo todas las dimensiones del mundo visible y del mundo espiritual de un hombre. Es la mejor prosa que he escrito hasta ahora”. Se trataba de El viejo y el mar, considerada la obra cumbre de Hemingway.

Dos meses después de terminar la historia, el autor recibió 21.000 dólares (el equivalente a más de 200.000$ en la actualidad) a cambio de que se publicase en un único tomo de la revista Life, para la que Hemingway había escrito numerosos reportajes y crónicas. El número del 1 de septiembre de 1952, en el que se incluyó el relato de Hemingway, vendió 53 millones de copias y la primera edición del Book-of-the-Month Club superó el millón y medio de ejemplares. La edición de Charles Scribner’s Sons se situó rápidamente en el primer puesto de la lista de Best-Sellers y allí se mantuvo, imbatible, durante meses. El viejo y el mar fue un éxito en todos los sentidos, recibiendo innumerables elogios por parte de la crítica y los lectores en general y convirtiéndose en la obra más significativa de Hemingway hasta el momento. Los periódicos de Estados Unidos hablaban del libro como “el mejor trabajo de Hemingway” (Edward Weeks en el periódico Atlantic en septiembre de 1952) o “una novela genial y auténtica, conmovedora y terrible, trágica y feliz” (comentario de Harvey Breit en el periódico Nation el 6 de septiembre de 1952).

Hemingway recibió el premio Pulitzer por El viejo y el mar ese mismo año, así como una medalla al mérito de la Academia Americana de Artes y Letras. Los estudiosos de su figura parecen no tener duda al afirmar que fue esta novela la que consolidó la candidatura de Hemingway al Nobel de Literatura en 1954, premio que le fue otorgado y por el que no mostró demasiado entusiasmo. Hemingway decía que “ningún autor que conociera había vuelto a escribir como en la obra por la que le dieron el premio después de recibirlo”.

Con su aparente sencillez en la trama y su brillante estilo, El viejo y el mar se conserva como un clásico imprescindible de la literatura moderna y uno de los retratos más profundos, complejos y desgarradores que las palabras pueden hacer de la naturaleza humana.

 

1812 Se celebra el primer sorteo de Lotería Moderna en España

El 4 de marzo de 1812, en el contexto de la Guerra de la Independencia contra los franceses y solo dos semanas antes de que las Cortes de Cádiz proclamaran la primera constitución del país, tuvo lugar el primer sorteo en España de la llamada Lotería Moderna (más tarde conocida como Lotería Nacional). El proyecto fue presentado por Ciriano González Carvajal, por entonces Ministro del Consejo y Cámara de Indias, como método para aumentar los ingresos de las arcas del Estado sin implantar nuevos impuestos y basándose en el sistema que se aplicaba en Nueva España (actual México) desde 1771.

En la Lotería Moderna, la que se conserva en la actualidad, se compraban billetes con números concretos que estaban incluidos en un bombo y del que se extraían para designar a un ganador. Este método se distanciaba del utilizado por la Lotería Primitiva, instaurada en 1763 por el Marqués de Esquilache y que se basaba en la Loto Napoletano, en la que los participantes debían adivinar números sueltos.

Fue también en 1812 cuando se autorizó un sorteo especial, con un premio mayor de lo habitual, con motivo de las fiestas navideñas, tradición que ha llegado hasta la actualidad como el Gordo de Navidad. En ese primer sorteo especial el billete costaba 40 reales y el premio estaba compuesto por la nada desdeñable cantidad de 8.000 pesos fuertes. El juego de la lotería ganó una enorme popularidad entre los españoles, hasta el punto de que se publicaron decenas de libros que pretendían ayudar a los jugadores a ganar.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.