El ‘Show de Fraga’ y su baño en Palomares

Manuel Fraga en Palomares
Imagen: Gtres Online.

El 7 de marzo de 1966 España fue testigo de uno de los momentos más icónicos y que mejor representarían las técnicas de manipulación y engaño empleadas por el régimen franquista: Manuel Fraga Iribarne, ministro de Información y Turismo, bañándose en lo que los españoles creyeron que era Palomares (Almería).

En enero de ese mismo año, el día 17 para ser exactos, dos aviones estadounidenses (un bombardero B-52 y un avión de reaprovisionamiento KC-135) colisionaron sobre el espacio aéreo de Almería, precipitándose contra la superficie y liberando por el camino cuatro bombas termonucleares 75 veces más potentes que la que arrasó Hiroshima en 1945. Por suerte ninguna de ellas detonó, pero sí que liberaron una considerable cantidad de residuos nucleares en la playa de Palomares. Por aquel entonces, y como parte de la nueva y amistosa relación que el régimen de Franco mantenía con los estadounidenses, el ministro Manuel Fraga estaba llevando a cabo una masiva campaña que convertiría a España y sus playas en un referente del turismo europeo bajo el llamativo eslogan Spain is different. Una playa contaminada por productos radiactivos peligrosos podía suponer una auténtica piedra en el camino y el gobierno decidió tomar medidas.

De cara al público, el NO-DO mostró a un alegre y dicharachero Manuel Fraga disfrutando de un agradable chapuzón en las aguas de Palomares junto al entonces embajador de los Estados Unidos, Angier Biddle Duke. La finalidad del vídeo era demostrar que no había ningún peligro ni motivo de preocupación y que la susodicha crisis radiactiva de la que se hablaba estaba infundada. Incluso Anne Baxter, oscarizada actriz que se encontraba grabando Las siete magníficas en Almería, se ofreció a participar en la farsa junto a sus compañeras de reparto. Detrás de las cámaras la realidad, era muy distinta y no solo porque estas imágenes fueron grabadas fuera de la zona de peligro y no en Palomares, sino porque tanto fuerzas estadounidenses como dispositivos de la Guardia Civil y del Ejército español estaban llevando a cabo labores de descontaminación y limpieza bajo el mayor de los secretismos.

El incidente de Palomares nunca llegó a convencer del todo y lo que el régimen pretendía ocultar bajo una arena altamente contaminada acabó por convertirse en el ejemplo más recurrente de sus técnicas de desinformación. Con los años, fueron muchos los implicados en los procesos de limpieza que sufrieron las secuelas de la exposición a la radiactividad y, en la actualidad, Estados Unidos y España siguen discutiendo qué hacer con los residuos de Palomares, así como la forma de indemnizar a los afectados.

 

1274 Muere Santo Tomás de Aquino

El dominico Santo Tomás de Aquino murió el 7 de marzo de 1274 en la abadía de Fossanuova (al norte de Nápoles), cuando iba de camino al concilio de Lyon. Con tan solo 49 años de edad en el momento de su muerte, Santo Tomás se convirtió en uno de los ideólogos y pensadores más importantes de la filosofía medieval.

Nacido en el castillo de Roccaseca (Italia) en 1225, Tomás era hijo de los ricos y respetados condes de Aquino, que lo mandaron a la abadía de Montecasino para que recibiera su primera formación religiosa y científica y poder acceder así a la universidad. Siendo muy joven entra en contacto con eruditos como fray Juan de San Juliano, con quien se introduce en las órdenes predicadoras y acaba convencido de querer unirse a los dominicos y abrazar la vida mendicante. La creencia popular dice que su propia familia le secuestró y encerró en una torre, tentándole con grandes sumas de dinero y una prostituta para convencerle de que abandonase la vida a la que quería dedicarse, pero sin mucho éxito. Tomás de Aquino terminó sus estudios en París y Colonia, donde profundizaría en las teorías de Aristóteles a partir de las cuales desarrollaría sus principales trabajos. La gran aportación del dominico fue su explicación de la relación existente entre fe y razón, entendidas como disciplinas distintas pero compatibles que explicaban lo sobrenatural y lo natural respectivamente.

Aquino acabó por dedicar su vida a la enseñanza, convirtiéndose en uno de los profesores más respetados de la cátedra de teología de París y siendo un referente cuyo nombre era conocido en toda Europa. Es considerado el principal responsable de la cristianización de las teorías aristotélicas y su obra más conocida es la Suma Teológica, una de las obras cumbres del pensamiento cristiano. Tras su muerte, Tomás de Aquino fue canonizado en 1323 por Juan XXII, declarado Doctor de la Iglesia en 1567 por Pío V y nombrado patrón de las universidades y las escuelas católicas en 1880 por León XIII.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.