Egipto e Israel ratifican los Acuerdos de Camp David

Acuerdos de Camp David
Imagen: Getty Images.

El 26 de marzo de 1979, el líder egipcio Anwar el-Sadat y el primer ministro israelí Menájem Beguín se reunieron con Jimmy Carter en la Casa Blanca y ratificaron los Acuerdos de Paz de Camp David, que habían sido firmados en septiembre del año anterior y que ponían fin a los enfrentamientos entre Egipto e Israel en el marco del conflicto palestino-israelí.

Oriente Medio llevaba años siendo una zona conflictiva tanto por la intervención de las potencias occidentales como por el empeño de las distintas naciones de la región de sacar provecho a costa de sus vecinos. La constitución del estado de Israel en 1948 dio lugar a la Primera Guerra árabe-israelí, a la que seguirían la Guerra de Suez (1956), la Guerra de los Seis Días (1967) y la Guerra de Yom Kippur (1973). Egipto, por entonces liderado por Gamal Abdel Nasser, se convirtió en el líder del movimiento panarabista y dio comienzo a una refriega constante contra Israel, principalmente por los territorios de la península del Sinaí.

Aunque Israel salió victoriosa en todas las contiendas, la situación cambió en 1973 con la Guerra del Yom Kippur, una acción militar egipcia en la que el nuevo presidente Anwar el-Sadat quería demostrar la coordinación y fuerza que podía desplegar su nación para, así, hacer que Israel se plantease la opción de alcanzar un acuerdo de paz con ellos y eliminar una amenaza próxima sin disparar una sola bala. Así se empezaron a gestar los Acuerdos de Camp David, con los Estados Unidos del simpático Jimmy Carter como mediador y cuyas negociaciones empezarían en 1978. En los documentos del acuerdo se establecía que habría una autoridad independiente palestina en los territorios ocupados por Israel, el reconocimiento de los derechos del pueblo palestino o el cumplimiento de la resolución 242 de la ONU por la que Israel devolvería los territorios ocupados a Egipto y el resto de países colindantes durante la Guerra de los Seis Días.

La ratificación firmada en marzo del 79, llamada Marco para la conclusión del tratado de paz entre Egipto e Israel, supuso la retirada de las tropas israelíes de la península del Sinaí y el restablecimiento de las relaciones comerciales y democráticas de ambas naciones, además de la favorable relación que Egipto consiguió con los Estados Unidos y que le permitió distanciarse de la Unión Soviética durante la última década de la Guerra Fría, así como una serie de subsidios y de envíos de material militar.

Si bien los Acuerdos de Camp David fueron vistos como un hecho sin precedentes y tanto Beguín como Sadat recibieron el Nobel de la Paz por ellos, lo cierto es que sus consecuencias fueron más allá de lo esperado. Egipto fue visto como un traidor para la causa panarabista, expulsado de la Liga Árabe durante una década y Anwar el-Sadat asesinado en 1981. Aunque la situación se suavizó en Oriente Medio, no se alcanzó la paz que tantos anunciaban y sigue siendo una de las zonas más conflictivas del mundo aun en la actualidad.

 

1892 Muere Walt Whitman, poeta estadounidense

El 26 de marzo de 1892 una bronquitis aguda acabó con la vida del poeta Walt Whitman a los 73 años de edad. Con su característica barba blanca y su profunda mirada, el autor se erigió como el Poeta de América gracias a su talento y a la leyenda que él mismo construyó en torno de su figura.

Nacido en 1819 en West Hills (Nueva York), Walt Whitman fue el segundo de los nueve hijos que tuvo un matrimonio formado por un carpintero cuáquero alcohólico y violento y un ama de casa que sirvió de inspiración para el futuro trabajo de su hijo. Marcado por la trágica muerte de seis de sus ocho hermanos, Walt parecía creer que estaba destinado a cosas más grandes de las que la propia vida le estaba ofreciendo y así empezó a maquillar detalles de su persona que le convertirían en un auténtico icono. Trabajador de la construcción, empleado de un taller de impresión y finalmente periodista en el New York Aurora, encontró en las letras el medio para alcanzar a ese público masivo que era Estados Unidos y decidió convertirse en el cronista y biógrafo del alma de la nación que le vio nacer tomando el papel que Homero había tenido en Grecia.

Gran admirador del escritor Ralph Waldo Emerson, Whitman publicó (pagada de su bolsillo) la primera edición de Hojas de hierba en 1855. Este recopilatorio de poemas pasaría a ser su obra más popular pero para ello tendría que recorrer un largo camino y recibir la ayuda del propio Whitman, que no dudó en escribir reseñas falsas alabando su trabajo. En sus poemas no solo se podían encontrar partes que parecían autobiográficas, además escondían uno de los retratos más sinceros de esa Norteamérica agitada de los años previos a la Guerra de Secesión. Precisamente sería este conflicto, que Whitman viviría en primera persona después de que su hermano resultara herido en el frente, el que traería la etapa más pesimista del autor.

Al hablar de Walt Whitman se está hablando realmente de dos personas a la vez, el autor y el Poeta de América. El primero se ganó el sitio que le ha concedido la historia gracias a su talento para la palabra y su particular estilo, mientras que el segundo adquirió la fama por la imagen que Whitman construyó sobre sí mismo y que hizo que asistieran más de 3000 personas a su funeral para rendirle homenaje.

 

1943 Nace Robert Woodward, periodista del caso Watergate

El periodista Robert Upshur Woorward, conocido en las redacciones como Bob Woodward, nació el 26 de marzo de 1943 en Geneva, Illinois. Chupatintas de los que ya no quedan, es un referente del cuarto poder en Estados Unidos y reconocido internacionalmente por haber destapado el caso Watergate junto a su compañero Carl Bernstein.

Pasó su infancia un suburbio de Chicago y accedió a la Universidad de Yale con una beca del Reserve Officer’s Training Corps, obtuvo un grado de bachillerato en Historia y Literatura Inglesa e inició los estudios de Derecho en Harvard pero los abandonó para trabajar dos semanas sin sueldo en el Washington Post. El periódico, uno de los más importantes de Estados Unidos, se sorprendió por la capacidad de Woodward y lo recomendó para un trabajo de reportero en el Montgomery County Sentinel. Al año, el Post decidió incorporarlo a su plantilla y le encargó los artículos sobre crímenes y la actividad policial. Sería en esta sección cuando, nueve meses después de entrar en el periódico, empezaría a investigar el intento de robo en la sede del Partido Demócrata en Washington, en el edificio Watergate.

Algunas circunstancias extrañas del caso, como la gran cantidad de dinero de la que parecían disponer los ladrones, llamaron la atención de Woodward y se le encargó profundizar en el tema junto a Carl Bernstein. Pronto los periodistas se encontrarían destapando uno de los casos de abuso de poder y conspiración más escandalosos de la historia de Estados Unidos. Con la ayuda del agente del FBI William M. Felt (aka Garganta profunda), Woodward y Bernstein publicaron en el Post el desvío de fondos del Partido Republicano por parte de Richard Nixon para financiar acciones de espionaje y sabotaje contra sus rivales políticos. El llamado caso Watergate costó el puesto a Nixon y le valió el premio Pulitzer a los redactores por su libro Todos los hombres del presidente.

Tras este hito en el periodismo de investigación, Woodward siguió trabajando para el Post y ganó una considerable fama gracias a sus libros, en los que analizaba las acciones de Estados Unidos en Afganistán e Irak durante los mandatos de Bush y Obama o el funcionamiento de la Casa Blanca durante la administración Trump. En 2002 lideró a un equipo de periodistas que recibió el Pulitzer por su cobertura de las repercusiones que tuvo el atentado del 11-S para el país.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.