Día de la Unidad Alemana

El 3 de octubre de 1990 se hizo efectiva la reunificación de la República Democrática Alemana (Alemania del este) y la República Federal Alemana (Alemania del oeste) tras más de cuatro décadas de división. Para conmemorar esa fecha se celebra en el país el Día de la Unidad Alemana.

Tras la derrota del régimen nazi en 1945, los países aliados (Estados Unidos, URSS, Gran Bretaña y Francia) se repartieron el país y la ciudad de Berlín en zonas de influencia que acabarían por introducirse de forma forzosa en la Guerra Fría. En 1949 se reconoció la existencia de estas dos Alemanias y la división de la capital de forma similar, lo que la convertiría en uno de los mayores focos de tensión del conflicto y en la que se destaca la construcción del Muro de Berlín para evitar la salida de la población de Berlín este a Berlín oeste. Como ocurriría en el resto de países satélite, los dos Alemanias serían el escenario de las disputas entre Estados Unidos y la URSS, influyendo así en la política y la economía.

La situación cambió cuando, debido al debilitamiento de la Unión Soviética, la población y el gobierno alemán comenzaron un proceso de reunificación que dio su pistoletazo de salida con la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989. Con Mijaíl Gorbachov a la cabeza, la URSS iría desmantelándose y dando lugar a una apertura en la que los países de su zona de influencia se librarían del control soviético.  Alemania pasaba a ser un único estado federal formado por 16 länder y con capital en Berlín.

 

1226 Muere San Francisco de Asís

Giovani di Pietro, renombrado posteriormente como San Francisco de Asís, falleció en la localidad que le da nombre el 3 de octubre de 1226. Hijo de un rico comerciante de telas, la juventud de Giovani se caracterizó por su esmerada educación, su despreocupación en el derroche de dinero, su afición a las letras y su participación en la guerra contra el Sacro Imperio Germánico como parte del ejército papal. En 1205, durante un viaje a Apulia, vivió lo que él consideró una experiencia mística y pasó a ser un joven meditativo, solitario y desapegado de los bienes materiales.

Desde este momento, el reconvertido Francisco de Asís abandonó todas sus posesiones y riquezas, vendiéndolas para financiar la reconstrucción de iglesias, o pasando largas temporadas viviendo con leprosos a los que cuidaba. Había decidido abrazar la pobreza a imitación de Cristo y en 1209 fundó la Orden Franciscana de monjes mendicantes, que empezó con 11 discípulos y defendía la austeridad, la asistencia a los pobres y la vida agraria. Fue aprobada por el Papa y comenzó su expansión tras el Concilio de Letrán, en 1215.

San Francisco de Asís fundaría otras dos órdenes, las Hermanas Clarisas y la Orden Seglar, antes de morir a los 44 años. Fue proclamado santo solamente dos años después de su fallecimiento y es una de las figuras religiosas más populares debido a su rechazo de las riquezas y su empeño en ayudar a los más necesitados.

 

1900 Nace Thomas Clayton Wolfe

El 3 de octubre de 1900 nació en la montañosa población de Asheville, Carolina del norte, el escritor norteamericano Thomas Wolfe. Hijo de un cantero y de la propietaria de una pensión, fue educado en casa y consiguió entrar en la Universidad de Carolina del norte en 1916, donde escribiría y participaría en varias obras de teatro. Precisamente fue en la labor del guionista en la que Wolfe centró sus esfuerzos, machándose a Harvard para desarrollar esta faceta y consiguiendo escribir y estrenar obras de teatro como Bienvenido a nuestra ciudad (1923), en la que aparecía por primera vez la ciudad de Altamont (que representaba su Asheville natal). Ese mismo año se trasladó definitivamente a Nueva York y empezó a considerar la posibilidad de escribir novela en lugar de teatro.

En 1926 comenzó a trabajar en El ángel que nos mira, que al ser publicada en 1929 supuso un auténtico éxito para Wolfe. Como ya había hecho en sus obras de teatro y como seguiría haciendo en varias ocasiones, la novela de Thomas Wolfe narraba su propia vida, centrándose esta primera en su infancia y juventud en la ciudad de Altamont. El autor centró su carrera en la escritura y cosechó éxitos considerables con todas sus publicaciones, ya fuesen novelas o recopilatorios de relatos breves. Estos se caracterizaban por la capacidad del autor para recordar y evocar su vida pasada, así como su dominio de la escena y los tiempos a través de imágenes muy poderosas y un estilo que conseguía compaginar el romanticismo y la epicidad.

Thomas Clayton Wolfe murió en septiembre de 1938 de tuberculosis. A pesar de que en vida había publicado pocos textos, dejó numerosos manuscritos que serían publicados de forma póstuma en novelas como The Web and the Rock (1939) o You Can’t Go Home Again (1940).

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.