Declaración del Estado de Israel

Bandera de Israel
iStock

El 14 de mayo de 1948, justo antes de que acabara el Mandato británico en Palestina, el líder sionista y futuro primer ministro de Israel, David Ben-Gurión, junto con el Consejo del Pueblo Judío proclamaron la independencia de Israel. A continuación, daría comienzo la primera guerra árabe-israelí.

La declaración de independencia fue reconocida rápidamente por Estados Unidos, la Unión Soviética y muchos otros gobiernos, cumpliendo el sueño sionista de un estado judío internacionalmente aprobado. Sin embargo, ni las Naciones Unidas ni los líderes mundiales pudieron evitar que Israel fuera invadida inmediatamente por los ejércitos de cinco estados árabes: Egipto, Irak, Líbano, Siria y Transjordania (actual Jordania).

Las fuerzas israelíes estaban faltas de armas y entrenamiento, pero mantenían la moral alta tras haber vencido a las tropas de al-Husayni. Los invasores árabes, por su parte, superaban en número a las tropas israelíes, aunque solo unas pocas unidades estaban bien entrenadas. Además, algunas líneas logísticas árabes eran largas, lo que dificultaba el reabastecimiento y la comunicación. La fuerza árabe más poderosa era la Legión Árabe, dirigida por los británicos de Transjordania. Sin embargo, el gobernante jordano, el rey Abdalá I de Jordania, tenía relaciones secretas con los sionistas y se oponía firmemente a un Estado palestino dirigido por su enemigo al-Husayni. Otros estados, como Egipto e Iraq, también tenían objetivos diferentes, y esta lucha interna, desorganización e ineptitud militar impidió que los árabes atacaran de manera coordinada.

Un pequeño número de fuerzas israelíes pudo evitar que unidades egipcias, iraquíes y jordanas entraran en Tel Aviv y cortaran el paso a Jerusalén del resto del país recién fundado durante el crucial primer mes de la guerra. En junio, todos los bandos aceptaron un alto el fuego de la ONU, y los casi agotados israelíes se reequiparon, a veces de fuentes secretas. Checoslovaquia, que estaba bajo dominio soviético, ofreció clandestinamente armas y un aeródromo a Israel con la idea de que los judíos pudieran serles de utilidad en la Guerra Fría.

Los feroces combates se reanudaron a principios de julio y continuaron durante meses intercalados con breves treguas. Los israelíes hicieron retroceder a las fuerzas egipcias e iraquíes que amenazaban el sur y el centro de la llanura costera. Sin embargo, la antigua ciudad amurallada de Jerusalén, que contenía el Muro de las Lamentaciones, el último resto del antiguo Templo de Jerusalén, destruido por los romanos y considerado sagrado por los judíos, fue ocupada por los jordanos, y la línea de Jerusalén hacia la costa se vio amenazada. Los egipcios mantuvieron Gaza y los sirios se atrincheraron en los Altos del Golán con vistas a Galilea.

La guerra de 1948 fue la más costosa de Israel. Hubo más de 6 000 muertos y 30 000 heridos de una población de 780 000 habitantes.

La victoria de Israel en la guerra no trajo la paz. Los árabes, humillados por la derrota y todavía divididos, se negaron a reconocer el estado judío. A principios de 1949, las naciones árabes anunciaron el estado de guerra con Israel y organizaron un boicot económico y político al país.

1643 Luis XIV se convierte en rey de Francia

El 14 de mayo de 1643 y con solo cuatro años, Luis XIV, popularmente conocido como el Rey Sol, se convirtió en rey de Francia. El monarca, cuyo reinado se considera ejemplo perfecto de monarquía absoluta en Europa, combatió en tres grandes guerras: la Guerra franco-neerlandesa, la Guerra de los Nueve Años y la Guerra de Sucesión Española. Gobernó durante uno de los periodos más brillantes de Francia.

El monarca fue un gran garante de las artes estableciéndose en el fastuoso Palacio de Versalles.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Aprendiendo cada día un poco más. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es