Comienza la Revolución rusa

Imagen: Getty Images.

El 7 de noviembre de 1917 (25 de octubre según el calendario juliano vigente en Rusia en esa época) Vladimir Ilich Ulianov, más conocido como Lenin, anunciaba a todo el país que el gobierno provisional de Aleksandr Kérenski había sido depuesto y el control del país pasaba a manos de las asambleas populares denominadas soviets. La toma del Palacio de Invierno de Petrogrado durante la noche del 24 al 25 marcaba el comienzo y el triunfo de la Revolución rusa.

Desde finales del siglo XIX, Rusia era un país en el que las clases bajas se veían abocadas a la pobreza mientras la aristocracia y la nobleza vivían en el mayor de los lujos. A la crisis económica, los problemas sociales y la represión ejercida por la familia Romanov contra la población se sumó el estallido de la Primera Guerra Mundial. Desde entonces las clases trabajadoras comenzaron a organizarse y a preparar un derrocamiento del zar Nicolás II, proceso que comenzó en febrero de 1917 con una huelga masiva que acabó derivando en graves disturbios. El zar tuvo que dimitir y cedió el gobierno a Kérenski, pero los cambios políticos no sirvieron para contentar a los sectores más radicales (bolcheviques y mencheviques principalmente), que siguieron su lucha por hacerse con el país.

La revolución de octubre, encabezada por Lenin y Trotsky, derivó en un abuso de poder por parte de los soviets y a una guerra civil entre los seguidores de la revolución y los sectores zaristas. La victoria de los soviéticos dio paso a la salida de Rusia de la Gran Guerra, la creación de la URSS y la instauración del reinado del terror de Iósif Stalin tras la muerte de Lenin.

1823 El general Rafael de Riego es ejecutado   

El día 7 de noviembre de 1823 el general español Rafael de Riego fue ejecutado en la Plaza de la Cebada de Madrid. Se le sometió a un escarnio público en su camino desde la cárcel al patíbulo y, al llegar allí, fue ahorcado y decapitado. El gobierno de Fernando VII buscó dar un carácter especialmente ejemplarizante a la ejecución del militar debido al papel que este jugó en la instauración del Trienio Liberal.

Militar de carrera, luchó contra los ejércitos napoleónicos durante la Guerra de Independencia (1808-1814) y estuvo preso en Francia, donde conoció las ideas y los principios del liberalismo político. En 1820 se convirtió en el rostro y el cabecilla del pronunciamiento que el ejército llevó a cabo en Cabezas de San Juan en defensa de la Constitución de 1812 y viajó hasta Madrid en una columna formada por militares sublevados que ganaba adeptos a cada paso. La presión del ejército y el descontento de los sectores burgueses y liberales hicieron que Fernando VII se viera obligado a aceptar y a jurar la Constitución de 1812, dando lugar a un bosquejo de monarquía parlamentaria.

Durante este breve periodo de tiempo, Riego ejerció como capitán general en Galicia y Aragón y fue nombrado presidente de las Cortes en 1822. Pero la palabra de Fernando VII valía poco y el rey se dedicó, desde el primer momento, a intentar poner trabas al nuevo gobierno constitucional mientras preparaba la entrada de los Cien Mil Hijos de San Luis. Este inmenso contingente militar fue una colaboración entre el ejército francés y voluntarios españoles que buscaban la restauración del Antiguo Régimen y de los poderes absolutistas de Fernando VII. Ante esta situación, Riego promovió una reprobación contra el rey para inhabilitarle y organizó la resistencia contra esta fuerza invasora en Andalucía. A pesar del intento por hacerles frente, sus tropas fueron derrotadas en la batalla de Jódar, Riego resultó herido y fue hecho prisionero cuando intentaba huir. Aunque en un primer momento se propuso decapitarle y descuartizarle y enviar sus fragmentos a los principales núcleos liberales, finalmente se optó por la ejecución pública y la desposesión de bienes. En 1835 la reina regente María Cristina (la esposa de Fernando VII) publicó un real decreto con el que rehabilitaba la figura de Rafael de Riego.

1867 Nace Marie Curie

El 7 de noviembre de 1867 nace en Varsovia Maria Sklodowska, conocida en todo el mundo como Marie Curie, la primera mujer en ganar el Premio Nobel y descubridora de los elementos radiactivos polonio y radio.

Extraordinariamente inteligente y curiosa por naturaleza, el hecho de ser mujer le supuso numerosos problemas al intentar recibir una educación esmerada. Tuvo que trabajar como institutriz durante años y tuvo la oportunidad de estudiar en París cuando su hermana mayor decidió casarse. En 1893 concluyó los estudios en Física y Matemáticas por la Universidad de la Sorbona, siendo la primera de su clase y una de las dos únicas mujeres de su promoción. En 1895 se casaría con Pierre Curie, compañero de laboratorio con el que realizaría todas sus investigaciones mientras ambos vivieron. Fue el trabajo de ambos, basado en los estudios de Becquerel, lo que les llevó al descubrimiento de dos nuevos elementos radiactivos (polonio y radio) y les valió el Nobel de Física en 1903.

A pesar de su brillante labor, Marie Curie seguía siendo vista como una segundona pero la situación cambió en 1905 con su ingreso en la Academia Francesa. Tras la muerte de su marido en 1906, a Marie Curie se le empezó a reconocer el prestigio que merecía: fue la primera mujer en ocupar una cátedra en la Sorbona, recibió un segundo Nobel en 1911 y fue nombrada directora del Instituto del Radio de París. Para su muerte en 1934, Marie Curie era considerada una auténtica referencia internacional en el mundo de las ciencias y así ha seguido siendo hasta nuestros días

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.