Alemania invade la URSS: comienza la Operación Barbarroja

Operación Barbarroja
Imagen: Wikimedia Commons.

El 22 de junio de 1941, exactamente un año después que Francia se rindiera ante la Alemania nazi, Hitler lanzaba una ofensiva a gran escala para conquistar al que hasta entonces había sido algo parecido a un aliado, la poderosa Unión Soviética de Iósif Stalin.

En agosto de 1939, con las fuerzas del Eje disponiendo los últimos preparativos para iniciar su gran expansión, Hitler pensó que era buena idea neutralizar a algunos de sus posibles enemigos sin necesidad de combatir y aprovechó que compartía con Stalin sus ansias de conquista. Ambos países firmaron el pacto de no agresión Ribbentrop-Mólotov en el que, además, acordaban el reparto de Polonia entrando unos por el este y otros por el oeste. Durante el primer año de guerra las cosas entre ambas potencias se mantuvieron relativamente estables y sin confrontaciones, pero en junio de 1941 Hitler mostró el resto de sus cartas e inició la invasión de la URSS; una jugada que acabaría costándole la partida entera.

Las fuerzas alemanas compuestas por más de tres millones de soldados, 150 divisiones y tres mil tanques blindados se dividieron en tres grupos e irrumpieron en territorio soviético avanzando por un frente de más de 3200 kilómetros de largo. Los primeros meses supusieron el avance casi constante de los nazis, que entraron al país como conquistadores y cuyo principal objetivo era hacerse con las riquezas, materiales y estructura industrial de los soviéticos. Stalin lanzó una contraofensiva mortal, hizo de la lucha contra Hitler un estandarte patriótico y llevó la idea de combatir hasta el último hombre a su extremo, consiguiendo frenar a los alemanes los suficiente como para que el durísimo invierno ruso les pillara por sorpresa.

Las condiciones climatológicas frenaron en seco el avance alemán y sus tropas, que no estaban preparadas para esa situación, sufrieron las consecuencias. Cuando pudieron retomar la campaña ya era demasiado tarde. Los soviéticos aprovecharon la situación y organizaron una serie de contraofensivas muy efectivas que vivieron su cresta en Stalingrado, batalla que marcó el comienzo de la retirada nazi y su repliegue total de vuelta a Alemania.

El plan de Hitler había fracasado. La resistencia de los soviéticos y los problemas durante el invierno hicieron que la conquista se alargara más de lo previsto y acabó encerrando a Alemania entre dos frente abiertos que la asfixiarían. Casi todos los historiadores señalan que la campaña en la URSS fue la principal causa de la derrota alemana.

 

1969 Muere Judy Garland

El 22 de febrero de 1969 la actriz Judy Garland aparecía muerta en su casa de Londres tras haber consumido una gran cantidad de barbitúricos que le provocaron una sobredosis accidental según la versión oficial. Tenía 47 años.

La de Judy Garland es una de las muchas historias trágicas que esconde el mundo del espectáculo, una mujer rota por dentro que conoció las mieles de la fama desde muy joven pero nunca pudo vencer el sentimiento de soledad que la invadía. Judy creció sin padre y a los 13 años consiguió su primer contrato con la Metro Goldwin Meyer. Para cuando cumplió los 16 consumía regularmente anfetaminas prescritas para que pudiera aguantar las largas jornadas de grabación y esta adicción la llevó a otras como los somníferos y el alcohol. Pensando en proteger su carrera, se obsesionó con su peso sucumbiendo a trastornos alimenticios y su marido y su madre la obligaron a abortar a su primera hija para no interrumpir los trabajos que ya tenía o los que pudieran surgir. A lo largo de los años se casó en cinco ocasiones, sufrió depresión e insomnio de manera casi constante y tuvo varios intentos de suicidio de los que pudo ser salvada a tiempo.

Como actriz, Judy Garland protagonizó más de una treintena de películas entre las que se destaca El Mago de Oz (1939), donde su papel de Dorothy y la canción Over the Rainbow la catapultaron a la fama, y Ha nacido una estrella (1954). Gran parte de su carrera tuvo lugar en el mundo de la música, donde Garland destacaba por su hermosa voz. Durante los meses previos a su muerte, la artista actuó en numerosos locales de Londres.

 

1990 El puesto fronterizo Checkpoint Charlie es desmantelado

El 22 de junio de 1990 el puesto fronterizo berlinés Checkpoint Charlie fue oficialmente desmantelado. El Muro de Berlín había caído el 9 de noviembre de 1989 y la reunificación alemana se produciría el 3 de octubre, unos meses después de la desaparición de este mítico lugar.

El Checkpoint Charlie se instaló en Friedrichstrasse en agosto de 1961 y era uno más de los puestos (también estaban Checkpoint Alpha y Checkpoint Bravo) construidos por los aliados en aquellos lugares de acceso que comunicaban Berlín Oriental y Berlín Occidental desde que se erigió el Muro de Berlín. La particularidad de este estaba en que era el único punto de cruce para extranjeros, diplomáticos aliados y militares. El puesto estaba vigilado por militares aliados y compuesto de sacos de arena, una barrera metálica y una caseta prefabricada con el fin de darle un aspecto puramente temporal ya que los estadounidenses no reconocían la legitimidad del muro construido por los soviéticos.

Hubo dos momentos a lo largo de los años que hicieron de Checkpoint Charlie un lugar importante en el devenir histórico. El primero sucedió en 1961, cuando estadounidenses y soviéticos hicieron una demostración de fuerza al encarar tanques M-48 y T-55 a ambos lados de la frontera durante 16 horas, sin que ninguno abriera fuego y retirándose por miedo a que cualquier acción supusiera un conflicto a escala global. El otro escenario ocurrió en febrero de 1962 cuando ambas superpotencias hicieron un intercambio de prisioneros (el piloto Francis Gary Powers y el espía Rudolf Abel) en el cercano puente Glienicke. Desde entonces, Checkpoint Charlie ganó fama y se convirtió en un icono de la división de Berlín. Tras su desmantelamiento, se instaló una réplica como atracción turística y el original se conserva en el Museo Aliado de Berlín.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.