La leyenda de Gengis Kan

Repasamos la vida de una de las figuras más carismáticas de la Edad Media, el caudillo mongol que tuvo centenares de hijos, Gengis Kan.

Cuando era un niño, sus vecinos vaticinaron que se convertiría en un gran líder debido a una mancha oscura de nacimiento que presentaba en la palma de su mano. Años después se convertiría en uno de los más grandes generales y estrategas de la historia. Hablamos de... Gengis Kan.

 

Su personalidad y su carisma como líder fueron claves. Era cruel con la espada y despiadado con sus enemigos.

 

En 1221 se atribuyeron alrededor de 2 millones de muertes al ejército del líder mongol. Los soldados recibieron la orden de degollar a 50 personas cada uno y llevar como prueba a su oficial una oreja de la víctima. Por ello, los aldeanos fueron colocados contra un muro y decapitados salvajemente con machetes por las tropas de Gengis Kan.

 

En otra contienda en 1223, en la batalla del río Kalka, tras vencer a una coalición de principados rusos, las tropas mongolas apilaron a los prisioneros vivos y celebraron la victoria sobre ellos.

 

Salvaje y asesino, son dos de los adjetivos que más se repiten entre musulmanes, rusos y europeos a la hora de referirse al conquistador mongol.

 

Su imperio se basó en el terror y la guerra psicológica, pero también en la logística, la estrategia y una planificación increíble de las tácticas de lucha, que permitieron a su ejército conquistar vastos territorios aún con desventaja numérica en muchas batallas.

 

Para coordinar sus complejas tácticas de ataque, Gengis Kan utilizaba una curiosa técnica nemotécnica: obligó a sus hombres a cantar las órdenes. Cada día, todos y cada uno de los hombres del ejército entonaban una melodía sin letra hasta ser memorizadas. Cuando llegaba el momento de luchar, los generales y oficiales introducían sus órdenes en una de esas canciones; cualquier soldado podía entonces transmitir la táctica de ataque sin que hubiera lugar a confusión.

 

Su muerte, el 18 de agosto de 1227, dividió al Imperio mongol, que había sido el imperio contiguo más extenso de la historia, y fue repartido entre sus tres hijos.

 

Gengis Kan pasaría a ser recordado como un carismático líder que en 25 años logró conquistar más territorios que los romanos en 400 años.

 

CONTINÚA LEYENDO