Vikingos

Todo sobre los vikingos, los guerreros que surgieron del frío

Lo primero que se oye es un murmullo lejano, casi un susurro procedente del mar intentando avisarnos de que algo no va bien; tal vez sea el crujir de las maderas o el batir de los remos sobre la superficie del agua. Entonces llega el trueno y la misma tierra tiembla ante el ensordecedor grito gutural de un cuerno que llama a las armas y se aproxima a cada segundo. Cuando uno escucha el frenético chocar de lanzas y escudos sabe que es demasiado tarde. La niebla se disipa y en ella se dibujan las sombras de un dragón del que saltan decenas de guerreros en busca de riqueza y gloria. Vikingos, los llaman.

 La cultura y sociedad que surgió en el norte de Europa entre los siglos VIII y XII aproximadamente, la comúnmente llamada Era Vikinga, ha sido objeto de estudio y fascinación prácticamente desde su aparición. Sus expediciones por mar abierto les llevaron hasta las islas británicas, Frankia, la península Ibérica, Italia y Sicilia o Turquía e incluso alcanzaron las costas de América varios siglos antes de que a Cristóbal Colón se colgara el mérito de descubrir un nuevo continente. Los vikingos eran una sociedad guerrera que buscó las tierras fértiles y las riquezas que no encontraban en su hogar y acabó formando parte de una historia mucho mayor a la suya propia.

El talento de sus artesanos y herreros se conserva en piezas expuestas en museos de todo el mundo y sus navieros desplegaron todo su ingenio al crear unos barcos capaces de navegar en alta mar y de remontar ríos y estuarios por igual. Su religión, politeísta y rica en personajes e historias, se encontró con un continente que cada vez abrazaba con más fuerza la fe cristiana y ponía a todos los que no lo hacían la etiqueta de paganos.

Para gran parte de Europa, a los vikingos les pasó lo mismo que a los pueblos bárbaros en tiempos de Roma. Los reinos cristianos hicieron de ellos un enemigo atroz y se difundió una imagen de salvajismo y brutalidad que se mantuvo en el ideario común durante siglos. El mundo cultural, ya fuese a través de sus óperas en el Romanticismo o de novelas y películas en épocas más cercanas, ha hecho que perdure esa idea de que los vikingos eran simples saqueadores que vivían por y para la violencia y que buscaban destruir cualquier atisbo de civilización que pudieran encontrar en un mundo que escapaba a su comprensión.

Ya sea en los diversos y abundantes productos de ficción que se basan en sus historias, del recuerdo y atractivo que países como Noruega, Dinamarca y Suecia hacen de su pasado o incluso de las nuevas modas que imitan la estética y los símbolos de estos pueblos, los vikingos son una cultura que, aun sin drakar, sigue conquistando allá por donde pasa.

Harald I, rey de Noruega

El rey Harald 'de la hermosa melena' unificó el territorio noruego bajo su mando tras la batalla de Hafrsfjord en el 880 d.C.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo