Vikingos Valhalla: ¿los vikingos enterraban a sus muertos en barcos?

Te contamos el modo en el que los vikingos utilizaban embarcaciones en sus ritos funerarios.

Las costumbres funerarias de los vikingos

Según escribió el bardo Snorri Sturluson en la Saga de los Ynglins, fue Odín quien estableció las costumbres funerarias de los vikingos. El dios determinó que se cremase a los difuntos en una gran hoguera junto a sus propiedades y que sus cenizas se esparciesen en el mar o se enterrasen. Los personajes más excelsos tenían derecho a que piedras y monumentos líticos marcasen sus tumbas.

Al contrario de lo que apunta este texto literario medieval, la arqueología demuestra que no existía una forma estandarizada de realizar los rituales fúnebres en la era vikinga. Existía gran variación en los usos funerarios a nivel local, regional e incluso de un hogar a otro. Fuera de Escandinavia, los usos vikingos se fusionaron con otros propios de las poblaciones de la zona. Aunque la cremación era el método más habitual de tratar el cadáver, la inhumación también está presente en el registro arqueológico.

El difunto se acompañaba de ajuares funerarios (el conjunto de bienes depositados en la tumba junto al fallecido), que variaban en riqueza. Podían incluir desde armas y pequeños objetos de uso cotidiano hasta muebles, aperos de labranza y animales domésticos o salvajes (se han encontrado búhos en los enterramientos vikingos, por ejemplo). Algunas tumbas se marcaban con piedras incisas que mostraban representaciones de escenas o textos rúnicos.

¿Dónde deja esto a las embarcaciones?

Tumbas y barcos vikingos

Tumba vikinga
La tumba de Badelunda (Suecia). Imagen: Wikicommons

El motivo del barco se utilizó con frecuencia en distintos tipos de tumbas vikingas, tanto de inhumación como de cremación. Los difuntos podían enterrarse en barcos de madera que se posicionaban en trincheras o grandes huecos excavados que luego se cubrían con un montículo de tierra. Se han localizado enterramientos en barcas en Noruega, Suecia, Dinamarca y las islas británicas como las Orcadas y Man. Se considera que la tradición funeraria antecede ya al período vikingo: a partir del siglo V d.C. ya se habría enterrado a los muertos en barcos o con partes de embarcaciones.

Podían enterrarse entre uno y cuatro cuerpos por nave, que se acompañaban de ajuares que contenían armas u objetos para el cuidado personal como peines. En ocasiones, los cuerpos se tendían sobre suntuosos cojines y se cubrían con mantas ornamentadas. La presencia en algunas tumbas de clavos usados en la construcción de embarcaciones parece confirmar que, en ocasiones, los barcos se habrían cremado en tierra y luego se habrían enterrado. En otros casos, los barcos se colocaban boca abajo cubriendo el cuerpo a modo de bóveda o capilla fúnebre.

Una de las inhumaciones más espectaculares de este tipo lo constituye el enterramiento de Oseberg del siglo IX d.C. Descubierto en 1904 en el fiordo de Oslo, este barco de más de 20 metros de eslora albergaba los restos de dos cuerpos femeninos a bordo junto a una veintena de caballos decapitados, un carro, trineos e implementos domésticos. Que una de las tumbas vikingas más lujosas acogiese a dos mujeres llevó a especular sobre su identidad. Se hipotetizó que uno de los esqueletos podría pertenecer a la reina Åsa Haraldsdottir de Agder, abuela de Harald I, el primer rey noruego.

Otros ejemplos recientes de embarcaciones de madera excavadas proceden de Gamla Uppsala, en Suecia. Durante unas excavaciones en la vicaría de la localidad, se desenterró una nave con un cuerpo en la popa, y un caballo y un perro en la proa.

En otros casos, el motivo del barco se evocaba en la forma de la tumba. A los enterramientos se les daba la forma de una barca, como en el caso de la tumba de Tjelvar, que recibe su nombre del héroe de la Gutasaga. El túmulo o la sepultura podían rodearse con círculos de piedras hincadas, como en el caso de la tumba de Groix, cuya forma reproducía el perfil de una nave.

El significado simbólico de la nave

Barco Ladby
Barco de Ladby. Imagen: Wikicommons

¿Por qué los vikingos utilizaron barcos para enterrar a algunos de sus muertos? El concepto de la muerte como un viaje en el que se atraviesa la frontera que separa a los vivos de los muertos seguramente inspiró el uso de barcos en las prácticas funerarias. Por otro lado, la costumbre pudo manifestar significados distintos según la población que la pusiera en práctica. En algunas áreas quizás se tomó como un símbolo de estatus o de pertenencia étnica. Pudo servir para establecer la génesis divina de la aristocracia local ligándola a los orígenes míticos de los reyes de la saga Skjoldungar, los primeros soberanos daneses.  

La imagen frecuente de los barcos que se queman mientras navegan sobra las aguas no parece responder a una costumbre habitual de los vikingos. El origen de esta imagen surge de dos fuentes textuales. Por un lado, en la Edda prosaica se describen los funerales de Baldr y su esposa, a los que se coloca sobre un barco junto al caballo de Baldr y sus arreos para luego prenderles fuego y empujarlos en las aguas.

Una historia similar es descrita por el viajero islámico Ahmad Ibn Fadlan en el siglo X d.C. En sus escritos, Ibn Fadlan describe cómo se quema un barco junto al ajuar funerario y a una esclava, y cómo se cubre de tierra formando un montículo, una práctica que la arqueología ha confirmado.

Referencias

Albany, F. 1924. Ship Burials in Scandinavian Lands and the Beliefs That Underlie Them. Major Folklore, 35(2): 113-150.

Bill, J. 2020. The Ship Graves on Kormt and Beyond, en D. Skren (ed.), Rulership in 1st to 14th century Scandinavia, pp. 305-392. Berlín: De Gruyter. DOI: https://doi.org/10.1515/9783110421101-005

Holck, P. 2006. The Oseberg Ship Burial, Norway: New Thoughts on the Skeletons From the Grave Mound Article. European Journal of Archaeology, 9(2-3): 185.210. DOI:10.1177/1461957107086123

También te puede interesar:
Erica Couto

Erica Couto

Historiadora y aprendiz de batería. Literatura y cine de terror las 24 horas. Las ruinas me hacen feliz

Continúa leyendo