Una niña de 8 años encuentra una espada vikinga del siglo V

La espada, que tiene más de 1.000 años de antigüedad, fue encontrada en un lago donde también apareció un broche y monedas del siglo XVIII.

La cultura vikinga lleva muchos años llamando la atención de la sociedad y levantando pasiones. Series como ‘Vikingos’ han popularizado la imagen de esos fieros (y musculosos) guerreros de melena rubia que se lanzaban a la batalla como lobos enloquecidos y que valoraban la muerte en combate antes que la vida de servidumbre. Este interés promovido por televisión, cine y libros hace que cualquier nuevo descubrimiento sobre este pueblo se convierta en el centro de atención. Algo así le pasó a Saga Vanecek, una niña sueco-estadounidense de ocho años, encontró a principios de verano una antigua espada vikinga.

“Estaba fuera del agua, lanzando ramas y piedras para ver lo lejos que llegaban, y entonces encontré una especie de palo”. Así recordaba la joven descubridora el momento del hallazgo, cuando se encontraba en su casa de verano del lago Vidöstern en Tånnö, en el sur de Suecia. El nivel del agua estaba muy bajo durante ese verano debido a la sequía y la familia estaba allí para colocar una boya que avisara a los barcos de un bloque de hormigón que podía resultar peligroso. Fue precisamente gracias al nivel bajo del agua que fue posible para Saga encontrar la espada, que de otro modo habría seguido descansando en el fondo del lago.

La niña se la enseñó a su padre y ambos se dieron cuenta de que, a pesar del óxido y la herrumbre, se podía distinguir perfectamente el mango, la guarda y la hoja de la espada. Andy Vanecek, padre de Saga, se la enseñó a un conocido aficionado a la historia y a la arqueología y confirmó que parecía auténtica y que debía entregarse a las autoridades. El Museo Jönköpings Läns se responsabilizó del estudio y los primeros resultados apuntan a que el arma tiene más de 1.000 años de antigüedad, correspondiéndose a los siglos V o VI, previa a la Era Vikinga. El trabajo de restauración ya está en marcha aunque afirman que será “un proceso complicado”.

Espada
Imagen: Museo Jönköpings Läns

Los expertos afirman desconocer por qué ha sido encontrada allí, pero investigaciones posteriores al descubrimiento han hallado un broche de la misma época y unas monedas del siglo XVIII. Al no encontrar tumbas vikingas cerca, se cree que la presencia del broche y la espada indican a que el lago era un lugar de sacrificio para los guerreros del norte. Las espadas de este pueblo eran algunas de las mejores de la época, de hierro y con una longitud de unos 80-85 centímetros, se podían manejar con una sola mano y eran ligeras para poder usarlas tanto en tierra como en enfrentamientos navales a bordo de sus drakkars.

Según han contado al diario sueco ‘The Local’, los investigadores le pidieron a Saga y su familia que no contaran nada para asegurarse de que podrían hacer los estudios del terreno sin que les molestasen aficionados o curiosos en busca de reliquias vikingas. La información se ha hecho pública ahora y tanto Saga como su padre (fiel seguidor de los Vikings de Minnesota) están encantados con poder contar su increíble historia. La investigación y el cuidado de la espada ha pasado a ser responsabilidad de los Archivos Nacionales de Suecia.