Nuevos descubrimientos sobre un barco vasco hundido en Gales

El buque medieval más grande y mejor conservado descubierto hasta ahora ha sido rescatado en el puerto galés de Newport, permitiendo desvelar nueva información sobre sus usos comerciales, propietarios e historia.

Navío

El hallazgo del barco medieval de Newport en 2002 fue uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de los últimos años. Ahora, un grupo de historiadores marítimos y arqueólogos de la Universidad de Bristol han publicado el libro ‘El mundo de la nave medieval de Newport: política comercial y transporte a mediados del siglo XV’; un título que responde algunas de las incógnitas sobre el misterioso navío encontrado en el sur de Gales.

El doctor Evan Jones, editor jefe del libro y responsable de la investigación, declaró que “se trata de uno de los barcos mercantes más grandes del atlántico europeo, con capacidad estimada de 168 toneladas” y diseñado para cargamentos de lujo como vino del sur de España. También han revelado que la nave fue construida en el País Vasco en torno a 1450 y enviado a Portugal, zona de comercio habitual por parte de los mercaderes británicos tras la pérdida de Burdeos durante la década de 1460.

 

 

 

A diferencia de las naves de la época isabelina, los barcos del siglo XV eran de mayor tamaño, siendo los “cargueros de la época” según Ian Friel, coautor del libro. Además, acorde con las armas encontradas en su interior, estaban fuertemente armados y preparados para defender el cargamento, aunque la presencia de piratas en el norte de Europa era mucho menor de lo que se piensa y solían liberar a la tripulación ilesa tras el saqueo para justificarse ante los tribunales si eran apresados. Se estima que los barcos que navegaban por el mar de Severn, actual canal de Bristol, solo pasaban en alta mar tres o cuatro meses al año.

 

 

 

El barco perdido del 'Juego de Tronos' inglés

Los investigadores afirman que, probablemente, el barco vasco acabó en manos inglesas al final de la Guerra de los Cien Años (1453). Durante el conflicto, el enfrentamiento entre el reino de Castilla y la corona británica parece asegurar que el buque llegó a manos inglesas incautado, ya que el País Vasco tenía prohibido vender sus naves al enemigo. Los restos hallados indican que el barco fue reparado en los astilleros galeses en la década de 1460.

Posteriormente, tendría un papel muy relevante durante la Guerra de las dos rosas, enfrentamiento entre las casas de York y Lancaster en la que se basa la saga fantástica de George R.R. Martin Juego de tronos.

 

El libro señala que lo más probable es que el propietario del navío mercante fuese William Herbert, Conde de Pembroke y Señor de Newport, quien poseía ejército y flota propia. Esta nave fue utilizada tanto para la guerra como para el comercio pacífico. Herbert se mantuvo leal al rey Eduardo IV, teniendo que enfrentarse al Conde de Warwick, su antiguo aliado, y muriendo ejecutado en 1469 en la batalla de Edgecote Moor y pasando todas sus posesiones a manos de Warwick.

Una carta del Conde de Warwick referida al botín obtenido menciona un barco que Herbert tenía atracado en Newport para que fuese reparado. Finalmente, el barco se hundió cuando el andamio que lo sujetaba se derrumbó y quedó oculto en las aguas de Newport durante los últimos 500 años.

Referencia: E. Jones & R. Stone, ‘The World of the Newport Medieval Ship: Trade, Politics and Shipping in the Mid-Fifteenth Century’,
University of Wales Press, 2018.

CONTINÚA LEYENDO