Los guerreros de las Cruzadas eran mestizos

El análisis del ADN de los restos de nueve cruzados revela que, al contrario de lo que se pensaba, en las Cruzadas combatieron juntos europeos, orientales y mestizos.

Las Cruzadas fueron una serie de guerras religiosas en las que numerosos reyes cristianos procedentes de toda Europa intentaron invadir y conquistar una amplia región del Oriente Próximo conocida como Tierra Santa. El valor religioso que el cristianismo concedía a las tierras donde habitó Jesucristo, habitadas en ese momento por reinos musulmanes, se utilizaron como reclamo para los distintos conflictos que tendrían lugar entre el 1095 y el 1291 y que han transmitido una imagen de los caballeros cruzados que parece alejarse de la realidad.

Una investigación arqueológica cercana a un antiguo castillo cruzado en Sidón, Líbano, permitió el hallazgo de 25 personas en una fosa de enterramiento. El análisis posterior de los restos sirvió para determinar que pertenecieron a guerreros que murieron en una batalla que tuvo lugar en el siglo XIII pero los hechos más interesantes se descubrieron tras la secuenciación del ADN de nueve de los individuos. Los resultados se publicaron en The American Journal of Human Genetics en el mes de abril y sirven para discernir quiénes fueron los cruzados y cómo interaccionaron con la población de Tierra Santa.

“Sabemos que el rey Ricardo Corazón de León fue a luchar a las Cruzadas pero no sabemos casi nada de los soldados rasos que murieron allí, y estos restos antiguos nos dan mucha información”, afirma el investigador genético de la Wellcome Sanger Institute y autor de la investigación Chris Tyler-Smith. Los restos sugieren que los soldados que formaban los ejércitos cruzados presentaban una diversidad genética y mestizaje con la población local de Oriente Próximo, aunque no parece que su efecto permanezca en la genética de los libaneses actuales. En ese sentido, los libaneses guardan mayor semejanza genética con los habitantes de Líbano durante el periodo romano, hace 2.000 años. “Uno podría pensar que no pasó nada entre el periodo romano y la actualidad”, comenta Marc Haber del Wellcome Sanger Institute.

Este hallazgo demuestra la importancia del estudio genético aplicada a las investigaciones históricas, ya que la secuenciación de ADN antiguo puede jugar un papel muy importante para entender sucesos o aspectos de la historia menos documentados o cuyas crónicas y textos plantean una visión sesgada de forma premeditada. Marc Haber considera los descubrimientos realizados como una “visión sin precedentes” de los guerreros cruzados y la “excepcional diversidad genética” de Oriente Próximo en época medieval.

A lo largo de la historia, migraciones masivas como la de los mongoles en época de Gengis Khan por Asia o la de los españoles y portugueses en América del Sur han supuesto una modificación genética importante en esas regiones; pero los investigadores señalan que la influencia de las Cruzadas en Oriente Próximo es insignificante en comparación.

Este estudio ha sido posible gracias a las mejoras y avances en la tecnología de extracción y secuenciación de ADN que han permitido obtener las muestras incluso en un entorno caluroso como es Líbano. Los investigadores confían en que el análisis genético se aplique en cada vez más situaciones como complemento a los documentos y restos históricos. Su siguiente trabajo se centrará en el estudio genético de Oriente Próximo durante la transición de la Edad de Bronce y la Edad de Hierro.

Referencia: Marc Haber, Claude Doumet-Serhal, Chris Tyler-Smith & team. 'A Transient Pulse of Genetic Admixture from the Crusaders in the Near East Identified from Ancient Genome Sequences'. The American Journal of Human Genetics (2019). DOI: https://doi.org/10.1016/j.ajhg.2019.03.015.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

CONTINÚA LEYENDO