La historia de la monja medieval que fingió su muerte para escapar del convento

El registro de un arzobispo revela el plan perfecto de la -lujuriosa- monja Juana de Leeds.

Fue entonces cuando encontraron una nota marginal escrita en latín y enterrada en lo profundo de uno de los 16 registros: alertó a los archivistas sobre las aventuras de la monja fugitiva. Encontraron evidencia de que una monja del siglo XIV fingió su propia muerte y creó un muñeco "a la semejanza de su cuerpo" para escapar de su convento y según palabras del arzobispo de la época: seguir "el camino de la lujuria carnal". La nota está hecha para "advertir a Juana de Leeds, monja de la casa de San Clemente por York, que debe regresar a su casa", según puño y letra del arzobispo William Melton y con fecha de 1318.

 

Melton, escribiendo para informar al decano de Beverley sobre el "rumor escandaloso" que había escuchado sobre la llegada de la monja benedictina Juana, afirmó que esta había "descartado la imprudencia de la religión y la modestia de su sexo" y propio de una mente maliciosa, simuló una enfermedad corporal, fingió estar muerta, sin temer por la salud de su alma, y con la ayuda de muchos de sus cómplices, malhechores, con malicia pensada, creó un maniquí a la semejanza de su cuerpo en con el fin de engañar a los fieles devotos y ella no tuvo vergüenza de procurar su entierro en un espacio sagrado entre los religiosos de ese lugar ", continúa la nota.

 

Después de fingir su propia muerte, continúa el arzobispo Melton "y, de una manera astuta e infeliz dándole la espalda a la decencia y al bien de la religión, seducida por la indecencia, se involucró de manera irreverente y pervirtió su camino de la vida arrogantemente al camino de la lujuria carnal y lejos de la pobreza y la obediencia, y, habiendo roto sus votos y descartando el hábito religioso, ahora deambula ante el peligro notorio para su alma y el escándalo de toda su orden".

La profesora Sarah Rees Jones, investigadora principal del proyecto, dijo que el descubrimiento de la historia de la fuga de Juana de Leeds fue "extraordinario, como un guión de los Monty Python".

 

Los escribas no registraron si Juana fue devuelta al convento finalmente o no. "Desafortunadamente, y esto es realmente frustrante, no sabemos el resultado del caso", dijo Rees Jones. “Hay bastantes casos de monjes y monjas que dejaron su casa religiosa. No siempre obtenemos todos los detalles ni sabemos cuál fue el resultado".

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Al examinar los libros, Rees Jones y su equipo también esperan aprender más sobre el arzobispo Melton, quien, además de intentar recordar a las monjas errantes que deberían volver al camino de la pureza y salvar su alma, lideraría un ejército de sacerdotes y ciudadanos en la batalla contra los escoceses en 1319; así como más información sobre el arzobispo Richard le Scrope, quien fue ejecutado en 1405 por participar en el levantamiento del norte contra Enrique IV.

 

Referencia: Universidad de York

 

Crédito imagen: Universidad de York

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías. Ahora mismo soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com

CONTINÚA LEYENDO