La historia de Hua Mulan, defensora legendaria de China

Esta guerrera china, que fingió ser un hombre para combatir contra los invasores xiongnu, tiene su origen en un poema del siglo VI.

Imagen: Wikimedia Commons.

Si algo hay que reconocerle a Disney y a sus películas es la capacidad que tienen de transmitir y reinterpretar historias populares de todo momento y lugar. La compañía del ratón Mickey ha encontrado en los cuentos y fábulas de todo el mundo un sinfín de tramas y personajes que ha revivido como iconos modernos, pero hay ocasiones en que hay que volver a la fuente original. Hoy queremos hablar de una mujer que, sin dragón guardián ni grillo de la suerte, desafió las convenciones de su tiempo y luchó con coraje para defender su país y a su familia. Hablamos de Mulan, la guerrera más famosa de China.

 

El contexto histórico de Mulan

La historia de Mulan se enmarca generalmente en el siglo V d.C., bajo la dinastía Wei. En ese momento, las regiones del nortede China estarían siendo víctimas de una intensa guerra contra pueblos invasores bárbaros, que aterrorizaron a los distintos reinos que conformaban el territorio chino en varios ataques y retiradas entre el 316 y el 589 aproximadamente. Los invasores eran varias tribus nómadas que habitaban en la actual Mongolia y que las crónicas de la época llamaban xiongnu. Numerosos historiadores consideran a este pueblo el origen de los temibles hunos, que a finales del siglo IV entrarían en Europa y pondrían en graves apuros a Roma. Además, una de las teorías más extendidas afirma que la Gran Muralla China fue construida precisamente para protegerse del hostigamiento de estos pueblos.

Imagen: Wikimedia Commons.

 

La guerrera en tinta y papel

Como suele pasar con estos personajes semilegendarios, las fuentes que se tienen de la figura de Hua Mulan son muy variadas y su propia historia sufre modificaciones y cambios en cada una de ellas, aunque manteniendo intacta su esencia. El primer documento en el que aparece Mulan es un poema o canción de poco más de 60 versos cuyo origen se suele datar a mediados del siglo VI y que se titula La balada de Mulan.

En esta versión anónima se narra cómo Mulan, una costurera e hija mayor de una pareja anciana sin hijos varones, decide disfrazarse de hombre y unirse en la lucha contra los pueblos invasores para evitar una más que probable muerte a su enfermo padre. La vida guerrera de Mulan se prolonga durante doce largos años en los que su coraje y sabiduría la hacen destacar y la convierten en una líder respetada a la que el mismísimo emperador decide recompensar. Sin embargo, la joven rechaza un puesto en la corte imperial y opta por volver a casa, donde vive feliz junto a su familia. Al final del poema, Mulan revela a sus compañeros de armas que es una mujer y estos, a pesar de la sorpresa, le muestran el respeto y la admiración que merecía y se había ganado en el campo de batalla.

Partiendo de esta historia como base, han sido muchas las distintas versiones y adaptaciones que han ido aportando nuevos detalles a esta figura legendaria del folklore chino. En 1593, el dramaturgo Xu Wei llevó esta historia a los escenarios con una obra de dos actos que, literalmente, se titulaba La mujer Mulan o La heroína Mulan va a la guerra en el lugar de su padre. En el siglo XVIII, coincidiendo con un momento de convulsión y división interna en China, se publicó un relato titulado La Extraordinaria Historia del Norte del Wei: la Historia de una Chica Heroica y Filial, done además de retomar la figura de Hua Mulan se hablaba de otras mujeres guerreras que habían sido ejemplo de valentía y defensa del país.

Imagen: iStock Photo.

 

Aunque estos tres son los casos más conocidos, la historia de esta guerrera disfrazada como un hombre ha tenido decenas de versiones, adaptándose estas a las necesidades y corrientes de cada momento, aportando pequeños detalles que otorgaban cada vez más complejidad al personaje. Algunos afirman que Hua (que significa ‘flor’) Mulan (que significa ‘magnolia’) no era el verdadero nombre de esta mujer, sino un añadido teatral o un seudónimo. También se dice que portaba la espada familiar de sus ancestros, que aprendió artes marciales por su cuenta, que participó en batallas con ropajes de mujer o que tuvo una relación romántica con un oficial.

El final de la historia también cuenta con distintas versiones según el autor que lo cuenta, aunque todas coinciden en que Mulan rechaza los honores y reconocimientos que se le otorgan por sus servicios militares y regresa a casa. Mientras que unas concluyen con un final feliz en el que la joven retoma su vida pasada, otras afirman que, a su regreso, Mulan descubre que su padre ha fallecido. Desolada e invadida por un sentimiento de soledad y culpa, la historia termina con el trágico suicidiode la protagonista.

Imagen: Geordie Guy (Flickr)

 

¿Realidad o ficción?

No es extraño encontrar, a lo largo de toda la historia, numerosos casos de mujeres que empuñaron las armas y participaron e incluso comandaron tropas en brutales batallas. Podemos destacar el caso de la reina Boudica, que organizó una rebelión contra Roma en Britania, o a la francesa Juana de Arco y a la escudera legendaria Lagertha; además de las famosas mujeres samuráis (onna bugeisha). Muchas de ellas cuentan con suficientes pruebas o indicios como para confirmar su existencia, incluso cuando sus hazañas han sido ensalzadas hasta convertirlas en heroínas míticas, pero no así Mulan.

Todas las fuentes y documentos que dejan constancia de la guerrera china presentan un indudable elemento narrativo y folklórico que hace pensar a los historiadores que Mulan no existió en la realidad, sino que fue un personaje literario cuya historia sirvió para reflejar un momento histórico concreto y como personificación de unos valores concretos como la defensa del país, el valor o el sacrificio por la familia. El paso del tiempo y sus distintas reinterpretaciones han convertido a Mulan en un icono popular para la sociedad china que ha sido utilizado como ejemplo de patriotismo en momentos de guerras pasadas y que fue un referente feminista para personas como Xiang Jingyu, pionera del movimiento por la liberación de la mujer en China.

Aun con todo esto, los historiadores no niegan la posibilidad de que una historia así hubiese tenido lugar en la vida real y que se hubiera perdido en el tiempo, dejándonos sin embargo el cuento de Mulan.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo