La edad de los señores feudales

Durante el medievo, la organización política, social, económica y militar de buena parte de Europa se basó en una relación contractual conocida como feudalismo.

Feudal

En el año 476 d.C. el Imperio romano de Occidente, que venía arrastrando una situación de decadencia desde hacía tiempo, se vio finalmente superado por las hordas bárbaras y cayó. La Edad Media comenzaba con una situación de inseguridad debido al fin de las instituciones romanas que se habían instaurado en toda Europa. Esta inestabilidad hizo que muchos campesinos buscaran la protección de nobles y caudillos, que contaban con una tropa armada propia, a cambio de distintas contraprestaciones. Surgía así el sistema feudal como principal forma de organización social, política, económica y militar cuyo desarrollo no llegaría hasta el siglo IX, con la desintegración del Imperio Carolingio.

Aunque este nuevo sistema presentaba distintas particularidades en cada país, siempre se basaba en los conceptos de feudo y vasallaje. El feudo era un tipo de contrato por el que los grandes señores concedían tierras en usufructo a cambio de un juramento de fidelidad y servicio. Por otro lado, el vasallaje hacía referencia a la relación entre señor y vasallo y a las obligaciones del segundo derivadas precisamente del feudo. Aunque en un primer momento los vasallos eran soldados de caballería que recibían distintos beneficios a cambio de un servicio, el término pasó a referirse a los nobles menores y a los hombres libres que juraban fidelidad y ofrecían sus servicios a su señor a cambio de protección.

A los vasallos, que tenían la obligación de prestar asistencia militar si eran convocados por su señor, se les otorgaba el control de unos terrenos junto con los campesinos que los explotarían. Como ya hemos dicho, esta cesión de terreno era el feudo o señorío. Para sellar el acuerdo entre ambas partes, se celebraba una ceremonia de homenaje en la torre homónima del castillo del señor. El vasallo debía postrarse y colocar sus manos entre las de su señor; el acuerdo se cerraba con un beso.

El vasallo se beneficiaba de la explotación del feudo, aunque no poseía los terrenis, y de la protección y estatus de su señor mientras que los campesinos que formaban la gleba recibían tierras donde trabajar, alimento y protección. El señor o soberano tenía sus tierras labradas, recaudaba impuestos y contaba con un ejército propio formado por sus vasallos y caballeros. Con el tiempo, la propiedad de las tierras se hizo hereditaria y los lazos de vasallaje debían renovarse en cada generación.

El sistema feudal tuvo su máximo apogeo entre los siglos XII y XIII, cuando se extendió a toda la sociedad. Se estructuró en un sistema de clases cerradas con estructura piramidal en el que había unas clases privilegiadas (nobleza y clero) a las que el rey concedía los feudos. Por debajo se encontraban los campesinos libres y los siervos, en una situación muy próxima a la esclavitud y que les ligaba a la tierra.

Con el paso del tiempo, el feudalismo fue deteriorándose y dejando paso a nuevos sistemas sociales y económicos más modernos. La caballería desapareció conforme surgían nuevas técnicas militares como los cañones o las armas de fuego, las obligaciones militares empezaron a pagarse en metálico en lugar de con tierras y en las ciudades cada vez más pobladas surgió una nueva clase social que no se conformaba con el sistema feudal: la burguesía.

CONTINÚA LEYENDO