Hallan la ciudad perdida de Mahendraparvata

Los arqueólogos han localizado una antigua ciudad escondida en la jungla camboyana.

Archaeology Development Foundation

La ciudad de Mahendraparvata nunca se perdió, solo permanecía escondida. Hemos tardado 150 años en encontrarla.

 

En los últimos 150 años, los arqueólogos han ido descubriendo artefactos que sospechaban provenían de Mahendraparvata, pero no tenían evidencia suficiente para respaldar este vínculo, hasta ahora.

Un nuevo documento publicado en la revista
Antiquity ha confirmado la ubicación de Mahendraparvata en una cadena montañosa camboyana llamada Phnom Kulen. De 2012 a 2017, un equipo de investigadores internacionales observó cerca de 600 restos recientemente descubiertos de la antigua civilización. Estos incluyen santuarios, un palacio real y un templo en forma de pirámide.

La ciudad está organizada en una cuadrícula gigante, pero hasta hace poco, según los investigadores, el área ha recibido "una atención sorprendentemente escasa".

Mahendraparvata fue una vez una poderosa metrópoli: una de las primeras capitales del imperio jemer, que gobernó en el sudeste asiático entre los siglos IX y XV. Durante mucho tiempo se creyó que la antigua ciudad estaba escondida bajo una espesa vegetación en una montaña camboyana, no lejos del templo de Angkor Wat.

Ahora, gracias a un mapa increíblemente detallado, los investigadores pueden decir "definitivamente" que las ruinas, cubiertas de espesa vegetación en la montaña de Phnom Kulen, son de hecho de esa ciudad de
1000 años de antigüedad.

"Siempre se sospechó que la ciudad de Mahendraparvata de la que se habla en las  inscripciones estaba en algún lugar de las montañas. Ahora, podemos decir con seguridad: definitivamente, este es el lugar", explica Damian Evans, coautor del estudio.

 

También te puede interesar:

¿Cómo la han descubierto?

 

Los investigadores combinaron el escaneo láser en el aire con estudios y excavaciones en el suelo para tejer una narrativa del desarrollo y la desaparición de esta antigua ciudad.

La tecnología, conocida como
lídar (Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection and Ranging) ,crea mapas de un área haciendo que un avión dispare rayos láser al suelo y mida cuánta luz se refleja. A partir de estos datos, los investigadores pueden calcular la distancia desde los láseres del avión hasta los objetos sólidos entre la vegetación en el suelo. (Así, un templo tendría una distancia más corta al láser en el aire que una carretera).

Los expertos contrastaron los datos LIDAR reunidos entre 2012 y 2015 con datos digitalizados de prospección y excavación recopilados anteriormente. También combinaron estos datos con las casi 600 características recientemente documentadas que los arqueólogos encontraron en el terreno. Esas características incluían material cerámico, ladrillos y pedestales de arenisca que generalmente indican lugares en los que se ubican templos.

 

 

La joya del Imperio Khmer

 

Así, más allá de las capas de vegetación y tierra que ocultaban a Mahendraparvata a la vista, descubrieron una compleja red urbana de características de la ciudad diseñadas en un patrón de ejes lineales en forma de cuadrícula, y abarcando hasta 50 kilómetros cuadrados en total.

"Numerosos elementos del paisaje antropogénico se conectan a esta red más amplia, lo que sugiere la elaboración de un plan urbano general", explican los investigadores. "Las presas, las paredes de los embalses y las paredes del recinto de templos, vecindarios e incluso el palacio real se apoyan o coinciden con las características lineales embebidas".

A pesar del elaborado diseño y la sofisticación de la huella de ingeniería de la ciudad perdida,
no sobrevivió mucho.

En los años venideros, el Imperio Khmer trasladó su centro de operaciones a la nueva capital, Angkor, tal vez debido a mejores condiciones para cultivar alimentos en un entorno menos montañoso y desafiante. Sea como fuere, su importancia cultural y religiosa ha durado hasta el día de hoy.

 

Referencia: Mahendraparvata: an early Angkor-period capital defined through airborne laser scanning at Phnom Kulen Jean-Baptiste Chevance (a1), Damian Evans (a2), Nina Hofer (a1) (a2), Sakada Sakhoeun (a1) DOI: https://doi.org/10.15184/aqy.2019.133 Published online by Cambridge University Press: October 2019

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías. Ahora mismo soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo