El misterioso sarcófago hallado en Notre Dame, será abierto

¿Quién habrá dentro? Está hecho de plomo y los investigadores creen que data del siglo XIV. Han decidido abrir el sarcófago.

 

El sarcófago mide 1,95 metros de largo y 48 cm de ancho y fue extraído de la catedral el pasado martes, según el instituto nacional de investigación arqueológica INRAP de Francia. El misterioso féretro hecho de plomo fue descubierto en las entrañas de la catedral de Notre-Dame de París -entre las tuberías de ladrillo de un sistema de calefacción del siglo XIX- tras ser devastada por un incendio en 2019.

 


Pronto se abrirá para revelar sus secretos

A pesar de que fue hallado en el antiguo sistema de calefacción que data del siglo XIX, los expertos creen que el féretro data del siglo XIV.

Actualmente se encuentra en un lugar seguro y será enviado "muy pronto" al Instituto de Medicina Forense en la ciudad suroeste de Toulouse. Lo que no se sabe es cuál será su destino en el futuro, puesto que aún no se ha decidido si Notre-Dame servirá como su lugar de descanso final del misterioso sarcófago.


Por el momento, los científicos ya han mirado dentro del sarcófago usando una cámara endoscópica, revelando la parte superior de un esqueleto, una almohada de hojas, algo que parece cabello, textiles y materia orgánica seca.


Es probable que el sarcófago contenga los restos de un alto dignatario, dada la importancia de su última morada, según el Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas.

“Todo el derecho de vía está cubierto por un suelo de piedra, fechado no más tarde del siglo XVIII. Incluye muchos entierros y se basa en niveles de ocupación que datan del siglo XIV”, afirma la entidad en un comunicado de prensa. "Entre las tumbas descubiertas, se descubrió un sarcófago antropomórfico completamente conservado hecho de plomo".


Estamos a punto de saber qué hay dentro.

La excavación, que acaba de finalizar, dará paso ahora a un largo periodo de análisis y estudio, para identificar y datar todos los restos que se han desenterrado tras cumplirse tres años desde el incendio que provocó que las vigas de la catedral se derrumbaran sobre el techo de la bóveda situada justo abajo y que condujo al derrumbamiento de la aguja y graves daños en el techo y paredes superiores.

Sarah Romero

Sarah Romero

Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías. Soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo