¿Quiénes fueron los Caballeros Teutónicos o Teutones?

Fue una orden medieval religioso-militar fundada en Palestina en las Cruzadas. Desde el siglo XX, pervive como organización cristiana de carácter caritativo.

 

También llamada Orden de los Caballeros Teutones o Caballeros Teutónicos del Hospital de Santa María de Jerusalén, la Orden Teutónica fue creada por cruzados alemanes según el modelo de la Orden del Temple. Fundada en San Juan de Acre  (Palestina) el 19 de noviembre de 1190 durante la Tercera Cruzada, tras la toma de Jerusalén por Saladino, originalmente fue solo una organización hospitalaria que ayudaba a los peregrinos cristianos, pero luego fue reorganizada como orden militar y obtuvo el reconocimiento oficial del papa Inocencio III en 1198. En 1220, los Caballeros Teutónicos establecieron su cuartel general en la fortaleza de Monfort en Palestina, que se convirtió pronto en la sede de los grandes maestres. Los sarracenos intentaron sin éxito tomar la fortaleza en 1266, pero en 1271 se hicieron finalmente con el castillo a través de un túnel excavado en la roca y los Caballeros se vieron obligados a refugiarse en San Juan de Acre. Veinte años después, en 1291, la toma de Acre por los musulmanes obligó a los cruzados a retirarse de Tierra Santa, lo que llevó a la orden a reconsiderar su misión. 

Así, los caballeros de la Orden Teutónica se trasladaron a Venecia y de allí a Transilvania,  de donde fueron expulsados por el rey Andrés II de Hungría, aparentemente por intentar colocarse bajo soberanía papal y no real. En 1303, luego de la promulgación de la Bula de Oro de Rímini  por el emperador Federico II, el gran maestre de la orden y el duque Conrado I de Mazovia dieron comienzo a la Cruzada Báltica con intención de cristianizar a los pueblos de la zona. Fue entonces cuando la Orden se estableció definitivamente en  Prusia creando un Estado de la Orden Teutónica independiente. El emperador había otorgado a los Teutones todos los privilegios de los príncipes del Imperio en la susodicha Bula, tales como el derecho de soberanía sobre los territorios conquistados (con soberanía papal nominal). La Cruzada había dejado amplios vacíos de población en el territorio conquistado, problema que se resolvió parcialmente fomentando la inmigración de colonos germanos del Sacro Imperio Romano Germánico y de Mazovia. 

 

 

Durante este período, los Caballeros Teutónicos fundaron ciudades de importancia como Königsberg y emprendieron una campaña para la conversión de los cristianos ortodoxos de Nóvgorod. De este modo, a pesar de una derrota frente al ruso Alejandro Nevski, extendieron rápidamente su dominio sobre el conjunto de los países bálticos. También, durante el siglo XIII, la Orden se había establecido en la península Ibérica, con sede principal en la Encomienda castellana de Mota de Toro (hoy Mota del Marqués), donde aún se conserva su iglesia. Desde allí se extendió hasta tierras de Toledo y de Sevilla, ciudad en la que la calle de Alemanes recuerda todavía a aquellos caballeros. A partir de 1308, ocuparon además el conjunto de Prusia, extendiéndose hasta Estonia. Dicha conquista incluía las regiones bálticas de Pomerania, Curlandia, Letonia, Estonia y Danzig, ciudad que estuvo bajo su poder hasta 1454. La Orden contaba además con posesiones en diferentes puntos del Sacro Imperio Romano Germánico.  

A finales del siglo XV,  la Orden alcanzó el apogeo de su poder gracias a una desarrollada economía urbana y a su carácter de potencia naval en el Báltico. Sin embargo, en 1410 sufrieron una tremenda derrota en la batalla de Tannenberg, de modo que los territorios conseguidos por la Orden pasaron a manos polacas y lituanas. Comenzó entonces una decadencia que culminaría en 1525. Al producirse en Europa la Reforma protestante, el Gran Maestre Alberto I de Prusia renunció al catolicismo y se convirtió al luteranismo, pasando a ser duque de Prusia. La Orden pervivió desde entonces vinculada a los Habsburgo, conservando numerosas propiedades en Alemania y otras partes de Europa hasta que, en 1809, Napoleón Bonaparte ordenó su disolución, por lo que perdió buena parte de sus bienes seculares. Tras reaparecer, en 1923 la Orden Teutónica abandonó su estatus caballeresco- militar con la renuncia de su maestre el archiduque Eugenio de Habsburgo y se convirtió en una organización meramente religiosa, de vida consagrada a la caridad: los Hermanos de la Casa Alemana de Santa María de Jerusalén (Frates Domus Sactae Marie de Hierosolimitalorun).

 

Nacho Otero

Nacho Otero

Soy escritor desde siempre, y redactor y corrector en Muy Historia y otras publicaciones de G+J desde hace casi treinta años. Puedes contactar conmigo a través del correo iotero@zinetmedia.es

CONTINÚA LEYENDO