¿Qué fue la Concordia de Villafáfila?

Fue el acuerdo histórico que firmó Fernando el Católico y Felipe el Hermoso el 27 de junio de 1506, donde se reconoce la enajenación mental de Juana I de Castilla.

Concordia de Villafáfila

En ese acuerdo celebrado en la villa zamorana que lleva su nombre, Fernando el Católico renuncia al gobierno de Castilla aunque seguirá administrando las órdenes religiosas y percibiendo la mitad de las rentas de América, además de que se reconoce la incapacidad de su hija Juana para reinar.

Al día siguiente firmaba el mismo acuerdo en Benavente Felipe el Hermoso, que quedaba como único rey de Castilla y de León; mientras que Fernando el Católico, que hasta entonces venía gobernando Castilla en virtud de lo indicado en el testamento de Isabel la Católica (12 de octubre de 1504) y de lo acordado con Juana y Felipe en la Concordia de Salamanca (24 de noviembre de 1505), se retiraba a sus reinos de Aragón.

Como Felipe fallecerá el 25 de septiembre de ese mismo año, 1506, el rey Fernando II de Aragón asumirá de nuevo el gobierno de Castilla como regente de su hija Juana, a la que mantenía inhabilitada para ocupar el trono y apartada de la Corte en Tordesillas.

El hijo primogénito de Juana y Felipe (el futuro Carlos I) tenía cinco años de edad cuando su abuelo materno ocupa la regencia de Castilla y habrá que esperar una década para que pise por primera vez tierras castellanas, ya que su educación se llevo a cabo en la Corte de los Príncipes, en la que su abuelo paterno, Maximiliano I de Habsburgo, asumió la regencia de los Países Bajos.

En el legado de Fernando el Católico, éste consignó todas sus posesiones a favor de su hija, y en el puesto de ella debía asumir el gobierno y la regencia de los reinos de Castilla y Aragón, su nieto Carlos de Gante, futuro Carlos I y, hasta su llegada de la corte de Flandes, nombró a su hijo natural Alonso de Aragón regente de los reinos de la Corona de Aragón y al Cardenal Cisneros, regente de Castilla. Murió tras diez años de regencia en 1516, en Madrigalejo (Cáceres), cuando iba a asistir al capítulo de las órdenes de Calatrava y Alcántara en el Monasterio de Guadalupe.

CONTINÚA LEYENDO