¿Quién inventó el dominó?

Surgió hace mil años en China a partir de los juegos de dados con seis caras, pero el nombre se lo dieron los franceses.

dominó
iStock

El dominó es uno de los juegos más antiguos que existen. El conjunto de fichas occidental habitual consta de 28 piezas, pero a veces se utilizan conjuntos más grandes de incluso 91. Los inuit de América del Norte juegan un juego de dominó que utiliza conjuntos de hasta 148 piezas. 

El dominó nació hace mil años en China. Algunos relatos históricos han rastreado la evidencia de la existencia de las fichas de dominó hasta un héroe soldado llamado Hung Ming, que vivió entre los años 181y 234 d.C. Otros historiadores, en cambio, creen que el creador fue el maestro Keung T'ai Kung, que vivió en el siglo XII. 

Sin embargo, la enciclopedia china Chu sz yam (Investigaciones sobre las tradiciones de todas las cosas) atestigua que las fichas de dominó fueron inventadas por un estadista que vivió en el año 1120. Se dice este estadista (cuyo nombre se desconoce) presentó la idea al emperador Hui Tsung; una vez recibida la aprobación del emperador, el juego habría sido distribuido al extranjero mediante una orden imperial durante el reinado del hijo de Hui, Kao-Tsung (1127 - 1163). No obstante, otros historiadores aseguran que este texto se refiere con esto solo a la estandarización del dominó en el resto del mundo, y no a la invención del juego en sí. 

En China se usa la palabra ‘naipe’ para describir los juegos de cartas y las fichas de dominó, y este término ya se mencionan en el siglo X. Las fichas de dominó chinas aparentemente fueron diseñadas para representar todos los lanzamientos posibles con dos dados. Estaban fabricadas de hueso y llevaban a cada lado un alfiler u ojiva que sujetaba una lámina de ébano para ocultar al contrario los puntos. Así nació el famoso y simbólico contraste del blanco y el negro que identifica al dominó. 

 

El origen del término 'dominó'

En Occidente, el dominó se registró por primera vez a mediados del siglo XVIII en Italia y Francia y aparentemente fue introducido en Inglaterra por los prisioneros franceses a fines del siglo XVIII. Pero el nombre se lo dieron los franceses y curiosamente lo copiaron de una capucha negra por fuera y blanca por dentro que usaban los curas en invierno. La palabra ‘domino’ es probable que derive del latín dominus (es decir, el dueño de la casa). El vocativo, domino, se convirtió en el dominó escocés e inglés (es decir, maestro de escuela). El dativo o ablativo, domino, se convirtió en el dominó francés y luego se adoptó la misma palabra en español y en inglés. Esta palabra se refirió, como hemos mencionado, primero a un tipo de capucha monástica; luego a un disfraz con capucha y con una pequeña máscara; luego a la máscara en sí misma y, finalmente, a el conjunto de piezas del juego. 

 

Versiones contemporáneas

Muchos de los juegos que asociamos con el dominó en Occidente son bastante modernos. Los juegos de bloques parecen ser los más antiguos de los juegos que se conservaron en Europa. Pero el estilo de dominó llamado muggins, que se juega especialmente en Estados Unidos, data de principios del siglo XX. Además, muchos estilos de juego que hoy podemos encontrar en páginas de juegos online y en versiones de fichas del juego de sobremesa fueron inventados en el último siglo. Eso sí, todos sobre el mismo concepto de fichas, que tiene mil años de antigüedad. 

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo