¿Murió Mozart por no tomar el sol?

El compositor austriaco Wolfgang Amadeus Mozart podría haber vivido más tiempo si hubiera tomado más el sol, de acuerdo con un estudio publicado en la revista especializada Medical Problems of Performing Artists.

Mozart
Wikimedia Commons

Mozart, el compositor más reconocido de todos los tiempos, murió el cinco de diciembre de 1791 en Viena cuando tenía sólo 35 años. A diferencia de cualquier otro compositor en la historia musical, escribió en todos los géneros musicales de su época y sobresalió en todos ellos.

Sobre su muerte se ha especulado mucho, pero fue enterrado tres días después de su muerte y nunca se realizó autopsia. William Grant, físico retirado de la NASA, y el investigador Stefan Pilz han encontrado una posible explicación a las frecuentes infecciones que sufría el popular músico: tenía deficiencia de vitamina D. Esta vitamina es un nutriente esencial para la salud ósea, se ingiere en pescados como el salmón, y también se produce de forma natural cuando el cuerpo se expone a los rayos ultravioleta (UV-B) del Sol. Mozart, que vivía en una zona al norte de Austria bastante "oscura", y que además trabajaba de noche y dormía durante el día, se exponía mínimamente a la luz solar.

 

Wolfgang Amadeus Mozart (1756–91) fue un compositor austríaco que compuso música en varios géneros, incluida la ópera y la sinfonía. Sus composiciones más famosas incluyeron el motete Exsultate, Jubilate, K 165 (1773), las óperas Las bodas de Figaro (1786) y Don Giovanni (1787), La flauta mágina (1791) y la Sinfonía de Júpiter (1788). En total, Mozart compuso más de 600 piezas musicales. Hoy es considerado uno de los mejores compositores de la historia de la música occidental.

Mozart era un niño prodigio. Su padre, un violinista talentoso, le enseñó notas básicas. Mozart compuso su primera pieza musical en 1761, a los cinco años; a los seis años, había actuado ante dos cortes imperiales.

En 1763, Mozart y su hermana, Maria Anna ("Nannerl"), se fueron de gira. Durante tres años, los hermanos recorrieron Europa occidental, actuando en ciudades importantes como Munich, Augsburgo, París y Londres. En París, Mozart publicó su primera pieza musical, y en Londres compuso su primera sinfonía. Después de que la gira concluyera en 1766, Mozart se fue a vivir a Viena, donde compuso un singspiel alemán (Bastien und Bastienne) y una ópera italiana (La finta semplice). En 1769, Mozart, de 13 años, fue nombrado Konzertmeister honorario en la corte de Salzburgo.

 

Pese a su fama, Mozart no fue un músico revolucionario. Raramente experimentaba con formas musicales, y a menudo reciclaba formulaciones estructurales exitosas en su trabajo.

Mozart no innovaba, sino que dominaba. Perfeccionó las formas ya existentes y, al hacerlo, elevó la sinfonía, la sonata y la ópera a nuevas alturas. Sus composiciones posteriores, especialmente, destacan su versatilidad y destreza como músico. También muestran su habilidad para transmitir sentimientos a través de la música. El sucesor inmediato de Mozart, Ludwig van Beethoven, amplió su trabajo. Beethoven, a diferencia de Mozart, no se resistió a experimentar con la forma.

El gusto de Mozart, su dominio de la forma y su rango de expresión lo han hecho situarse como el más universal de todos los compositores. Sin embargo, también se puede decir que su música fue escrita para satisfacer los gustos específicos de audiencias particulares.

Continúa leyendo