¿Está permitido celebrar la Navidad en todo el mundo?

Como ciudadanos de un estado aconfesional y con libertad religiosa, nos parece inimaginable que se pueda dar con los huesos en la cárcel, o incluso en la fosa, por el simple hecho de poner un árbol de Navidad en casa.

Como ciudadanos de un estado aconfesional y con libertad religiosa, nos parece inimaginable que se pueda dar con los huesos en la cárcel, o incluso en la fosa, por el simple hecho de poner un árbol de Navidad en casa. Sin embargo, en los países donde no hay separación de Iglesia y Estado, donde los gobernantes son también sumos sacerdotes, un simple recuerdo de esas fiestas puede representar una ofensa a un profeta o un dios, lo que a veces conlleva severísimos y no siempre bien tipificados castigos.

En Cuba, y sobre todo a raíz de la vorágine que generó la última visita del papa Juan Pablo II, ya han dejado de encarcelar a quien celebre -eso sí, de forma discreta- el nacimiento de Jesús, pero muchas comunidades cristianas que trabajan en países islámicos, como Arabia Saudí, Irán o Malasia, denuncian que reciben presiones para no hacerlo. Por ejemplo, algunos afectados han llegado a revelar que la Muttawa -la policía religiosa saudí- interviene los teléfonos para evitar y reprimir las simples felicitaciones entre los trabajadores extranjeros de las plataformas petrolíferas. El castigo puede ser la deportación o, incluso, la cárcel.

 

CONTINÚA LEYENDO