Vídeo de la semana

¿Era Napoleón de origen aristocrático?

Nacido en Ajaccio, Córcega, el 15 de agosto de 1769, Napoleón Bonaparte (bautizado como Nabulione en corso) era de origen aristocrático tanto por parte materna como paterna.

Napoleón
Imagen: Wikimedia Commons

Uno no llega a ser Napoleón Bonaparte, uno de los hombres más poderosos y brillantes de su tiempo, así como así. El corso pasó muchos años formándose como militar en algunas de las mejores academias de Francia y otros cuantos haciéndose un nombre en el campo de batalla, junto a sus hombres. Y si bien es cierto que no las tuvo todas con él, Napoleón partía de una buena posición que le ayudó a llegar donde lo hizo.

Nacido en Ajaccio, Córcega, el 15 de agosto de 1769, Napoleón Bonaparte (Nabulione Buonaparte en corso) era de origen aristocrático tanto por parte materna como paterna. Su madre, Maria Letizia Ramolino di Pietrasanta, era hija del inspector jefe de Comunicaciones de Ajaccio y pertenecía a una familia proveniente de la aristocracia toscana, descendientes a su vez de príncipes feudales lombardos. Su padre, Carlo Maria Buonaparte, pertenecía a la pequeña nobleza de Córcega, era abogado de oficio y había sido designado como representante de la isla en la corte de Luis XVI en 1778. De estirpe lombarda, su familia era antigua y había sido una importante aliada de los Médici de Florencia. Desde que se establecieran en Córcega en el siglo XVI, los Bonaparte ostentaban un blasón compuesto de dos barras de oro en campo rojo con dos estrellas.

Pero el pasado glorioso y los blasones no servían para ocultar el hecho de que los Bonaparte ya no eran lo que fueron en otros tiempos. Mientras que la familia de Maria Letizia sí que conservaba su estatus, la de Carlo Maria se había convertido en uno de esos casos de aristocracia venida a menos y lo que de verdad le salvaba era su buena imagen pública y su labor como abogado. A esto hay que sumar que Córcega pasaba por un momento complicado, pues había pasado a ser posesión francesa en 1768 y un movimiento nacionalista había iniciado una lucha armada contra los galos. Apoyar a la facción perdedora podría haber sido fatal para la familia Buonaparte, por lo que Carlo Maria decidió otorgar su lealtad a los franceses. Así consiguió, además, becas para que sus hijos José y Napoleón estudiasen en escuelas y academias militares francesas.

Napoleón se convirtió, a pesar de venir de buena familia, en un paria por partida doble. Sus compañeros de la academia lo rechazaban por ser corso y sus paisanos de Córcega lo veían como a un traidor por formar parte del ejército francés. Los Bonaparte tuvieron que huir de la isla después de que Napoleón apoyara a los franceses en lugar de a los corsos en un nuevo pulso independentista acontecido tras la Revolución Francesa y, durante meses, malvivieron con lo que podían en Marsella.

Lo cierto es que, aunque en un primer momento le fue muy útil, Napoleón no le sacó mucho partido a su origen aristocrático sino que forjó su propia leyenda a través de sus hazañas y victorias. De hecho, se cree que la creencia general de sus orígenes oscuros fue difundida por el propio Bonaparte porque, según afirmó, prefería “ser el fundador que el heredero de una raza ilustre”.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo