¿Dónde estaba el harén más grande del mundo?

Según el Jataka, colección de cuentos legendarios acerca de las vidas anteriores de Buda, el harén del rey Tamba de Benarés estaba integrado por no menos de 16.000 mujeres.

El término ‘harén’ es una de esas palabras que forman parte de una cultura popular derivada de cuentos y leyendas antiguas. Además de al grupo de mujeres que viven bajo la dependencia de un mismo hombre, el término también se utiliza para referirse al lugar de residencia donde vivían estas mujeres o el espacio de la casa exclusivo para ellas. Si bien es cierto que suele asociarse con la cultura musulmana, el harén era una práctica común y muy extendida por extensas zonas de Asia y no era exclusivo de mujeres, sino que también existían harenes masculinos.

Como parte del mundo cultural, es probable que uno de los harenes más conocidos sea el de Las mil y una noches, en el que el sultán mandaba matar a una de sus mujeres cada noche porque se aburría de ellas y donde Sherezade le engatusó con sus relatos. Pero lejos de la ficción, son muchos los harenes que han pasado a la historia por la belleza de sus construcciones, su tamaño o las particularidades de cada uno de ellos.

Si los ordenáramos de más grande a más pequeño, el primer puesto estaría ocupado por el harén del rey Tamba de Benarés. Según el Jataka, una colección de cuentos legendarios acerca de las vidas anteriores de Buda, este rey del siglo VI a.C. reunió a no menos de 16.000 mujeres en su harén. Seguido muy de cerca estaría el del sultán Ghiyas al-Din Khilji (siglo XV), cuya afición principal era coleccionar mujeres y que se vio obligado a levantar el Jahaz Mahal o Templo Barco a las afueras de Mandu, India, para alojar a sus amazonas. El tercer mayor acaparador de féminas era Mongut (Rama IV), rey de Siam cuya vida aparece reflejada en la película de animación El rey y yo (1999), con Jodie Foster y Chow Yun-Fat. Para dar cobijo a sus 9.000 mujeres, Mongkut ordenó construir una ciudad amurallada llamada Nang Harm, “Mujeres veladas”. Tampoco queda atrás el mongol Kublai Khan (1216-1294), nieto de Gengis Khan, que llegó a poseer a 7.000 mujeres y renovaba su selección de 500 amantes cada dos años.

Centrados en otros aspectos, como la belleza de sus construcciones, encontramos lugares tan emblemáticos como la Ciudad Prohibida de Pekín o el Palacio Topkati de Estambul. El primero albergó la corte imperial de las dinastías Ming y Quing durante más de 500 años y el otro es considerado uno de los harenes más hermosos y lujosos del mundo. Durante años el cuidado y tamaño de un harén era un símbolo de prestigio social.

Entre los mencionados harenes masculinos, uno de los más conocidos sería el de la reina Nzinga de Ndongo, que gobernó en lo que actualmente es Angola en el siglo XVII, se opuso a la colonización portuguesa y contaba con un harén de más de mil hombres para satisfacer sus necesidades. Pero el caso más peculiar es el de la emperatriz china Wu Chao, que obligaba a los embajadores masculinos que la visitaban a lavarse la boca y las manos y realizarle un cunnilinguis. Esta mandataria poseyó un amplio harén que mantuvo activo cuando ya tenía más de 60 años.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

CONTINÚA LEYENDO