¿Desde cuándo vivimos en familia?

Las primeras familias, concebidas como una asociación macho-hembra e hijos, aparecieron en muy tempranos momentos de la historia.

El ser humano, como buen mamífero que es, es un ser social que necesita de la interacción con otros seres y de la vida en comunidad. Además, el mayor tiempo de gestación de los mamíferos hace que se cree un fuerte vínculo con la prole y que los progenitores se encarguen de su cuidado y atención durante los primeros años. Estos dos elementos intrínsecos en el ser humano explican el surgimiento de la familia como asociación ya en la prehistoria

 

Es probable que los homínidos primitivos, hace ya 4 millones de años, establecieran este tipo de uniones macho-hembra e hijos igual que establecieron las primeras colonias humanas: con el fin de asegurar la supervivencia y cubrir las necesidades de la comunidad. Como el cuidado de las crías se dilataba en el tiempo, la colaboración entre hombres y mujeres se hacía indispensable y la desaparición del celo en las hembras conforme la especie fue diferenciándose de los primates ayudó a establecer una unión duradera a través de parejas más o menos estables. En ‘La Ciudad Antigua’, libro de Fustel Coulanges, se expone la idea de que lo que unía a las familias antiguas era el culto a los antepasados, característica que ya se observa en los neandertales. Además, este proceso de crianza implicaría una educación y adiestramiento de la descendencia para enseñarles a cazar, recolectar y organizarse. La familia, por lo tanto, sería una especie de jerarquía social de pequeño tamaño cuyo fin volvía a ser, entre otros, la superviviencia.

La tendencia general dentro de la estructura familiar, que se ha repetido a lo largo y ancho del mundo, era una jerarquización encabezada por el hombre que era considerado más fuerte y, debido a su edad, más sabio. Existen excepciones en las que las mujeres tomaban las riendas de la situación, se encargaban de la organización interna de la familia e incluso eran responsables de su economía. Especialmente sonados son los casos de las familias de Esparta y de los países nórdicos. En ambos casos el papel de las mujeres podía incluir hasta entrenamiento militar. Esta equiparación de roles iría ganándose poco a poco, pero en muchos casos la dominación del hombre sobre su esposa y sus hijos se mantuvo como estándar hasta mediados-finales del siglo XX.

Etimología de 'familia'

El origen del término ‘familia’ no termina de aclararse y expertos de todo el mundo siguen discutiéndolo. Su etimología más probable es en la que deriva del término latino y de raíz itálica ‘famulus’, que se traduce como “esclavo” o “siervo”. Se cree que este término era equivalente a ‘patrimonio’ e incluía a los esclavos que poseía una persona. También se suele asociar con el conjunto de personas que vivían en una misma casa. Los historiadores ven en la familia el origen de civilizaciones como la asiria, la griega o la romana.

El concepto de familia comenzó a aplicarse a las uniones maritales o en casos de consanguineidad, pero acabó por extenderse a relaciones más amplias y la progresiva aceptación de las distintas identidades sexuales ha permitido incluir una gran variedad de casos que reflejan la compleja situación social actual. Desde 1994 la ONU declaró el 15 de mayo como Día Internacional de la Familia para resaltar la importancia de esta estructura social.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo