Historia y origen de los pantalones

Los pantalones se remontan a la antigüedad y eran especialmente comunes entre los pueblos ecuestres como los escitas y los mongoles. Los romanos los consideraban un atuendo propio de bárbaros, y su uso fue prohibido hasta el año 400.

pantalones
iStock

Los pantalones son una prenda exterior que cubre la mitad inferior del cuerpo desde la cintura hasta los tobillos y se divide en secciones para cubrir cada pierna por separado. Nuestros antepasados cubrían la región púdica con pieles sujetas a la pelvis y enrolladas en las piernas. De este modo, protegían los genitales del frío o, como sugieren algunos antropólogos, ocultaban las inoportunas erecciones espontáneas. Una pintura rupestre de hace 10 000 años en los abrigos de Els Secans, en la comarca aragonesa de Mazaleón, muestra a un hombre con lo que podría ser un pantalón corto. 

Los historiadores a menudo explican que, si alguna parte de una prenda pasaba entre las piernas, ésta se trataba de un antepasado de los pantalones actuales. Así definidos, los pantalones se remontan a la antigüedad y eran especialmente comunes entre los pueblos ecuestres como los escitas y los mongoles. 
 
No obstante, las primeras referencias arqueológicas fehacientes del uso de pantalones proceden de la cultura celta, hace unos 2 600 años. Poco después, los pueblos germanos adoptaron esta vestimenta, que teñían y adornaban con rayas y cuadros. Pero los romanos consideraron los pantalones un atuendo propio de bárbaros, y su uso fue prohibido hasta el año 400.  

Hasta finales del siglo XVIII, las prendas europeas bifurcadas tomaron formas como calzones, calzones y pantalones. En 1820, los pantalones, como se los conoce hoy, se habían generalizado entre los hombres. Desde entonces han sido el estilo básico de vestimenta para los hombres, variando desde el corte estrecho hasta los bolsos Oxford extremadamente anchos de 1924. 

Dentro de la sociedad occidental, los pantalones se consideraron durante mucho tiempo una prenda masculina. Aunque los reformadores de la vestimenta del siglo XIX intentaron introducir pantalones para mujeres (conocidos como bombachos), el estilo fue rechazado por ser demasiado radical. En el siglo XX se consideró apropiado que las mujeres usaran pantalones, primero para el deporte, luego para la vestimenta informal y, finalmente, para la ropa formal y de negocios. 

En este sentido, Coco Chanel fue una precursora de obligada mención en lo que respecta a los pantalones femeninos. Sus diseños elegantes y casuales inspiraron a las mujeres a abandonar la ropa complicada e incómoda, como enaguas y corsés, que prevalecían en la vestimenta del siglo XIX. 

Breve historia del pantalón vaquero 

Y, hablando de diseñadores, uno de los más relevantes en el ámbito de los pantalones fue Levi Strauss, quien inventó los originales jeans o pantalones vaqueros. Strauss los diseñó a mediados del siglo XIX como ropa de trabajo duradera, con costuras y otros puntos de tensión reforzados con pequeños remaches de cobre. Finalmente fueron adoptados por trabajadores en todo Estados Unidos, y luego, en todo el mundo.  

La tela vaquera es muy resistente porque consta de una mezcla teñida de hilos generalmente de algodón y fibra sintética. Décadas de uso en la industria de la confección, especialmente en la fabricación de monos y pantalones usados para trabajos pesados, la consagraron como una prenda útil y duradera.  

Los jeans se identifican particularmente por ser un artículo estándar de la ropa ‘occidental’. Desde mediados del siglo XX, varias adaptaciones se convirtieron a nivel internacional en una parte característica de la ropa tanto para hombres como para mujeres. 

Continúa leyendo