¿Existió otra moneda europea antes del euro?

Sí: el ECU (siglas de European Currency Unit o Unidad Monetaria Europea) se creó en 1979 para la contabilidad interna comunitaria.

¿Existió otra moneda europea antes del euro?

Hoy todos nos hemos acostumbrado a manejarnos con una moneda común europea, pero cuando esta idea surgió hace casi cuarenta años parecía un sueño improbable y de difícil aplicación en la práctica. El ECU fue creado el 13 de marzo de 1979 como unidad de contabilidad interna de la Comunidad Económica Europea (hoy Unión Europea). Como tal, hasta el 31 de diciembre de 1998 se usó en todos los documentos jurídicos y financieros de la UE, en los créditos sindicales y en las operaciones comerciales del mercado de divisas.

Su nombre se correspondía con las siglas en inglés de European Currency Unit (Unidad Monetaria Europea) pero, al mismo tiempo, se trataba de un guiño a la palabra francesa "écu" –escudo, que fue la moneda gala desde la VII Cruzada, liderada por Luis IX en 1248, hasta bien entrado el siglo XVII–. Esa referencia histórica a Francia no fue del agrado de Alemania, cuyo canciller Helmut Kohl ironizó diciendo que en su idioma sonaba igual que Eine Kuh (una vaca).

Se trataba de una "canasta de monedas" compuesta por la suma de los valores de 12 de las 15 monedas comunitarias. El ECU, respaldado por el Fondo Europeo de Cooperación Monetaria, desempeñó un papel fundamental en el Mecanismo de Tipos de Cambio (MTC) por el que los Estados miembros debían mantener el valor de sus monedas nacionales dentro de unos porcentajes regidos por una paridad central. La composición del ECU se modificó varias veces, hasta quedar congelada el 1 de noviembre de 1993 al entrar en vigor el Tratado de la Unión Europea.

Pero esta divisa, al contrario que el euro, fue más virtual que física: nunca se llegaron a acuñar monedas del ECU, salvo en ocasiones conmemorativas y para coleccionistas. Asimismo, tampoco se emitieron billetes oficiales en esta unidad monetaria (sólo durante la Expo 92 de Sevilla se repartieron billetes de 10 ecus). Finalmente, el 1 de enero de 1999, con la adopción del euro por parte de la UE y sus instituciones financieras –en la foto, el Banco Europeo de Inversiones, en Luxemburgo–, su "hermano mayor" desapareció definitivamente.

También te puede interesar:

CONTINÚA LEYENDO