¿El fin de la II Guerra Mundial fue el 8 o el 9 de mayo?

La diferencia horaria entre la Europa occidental y la oriental hace que la derrota de la Alemania nazi en 1945 se celebre en dos fechas distintas.

Churchill en el Día de la Victoria

Se denomina Día de la Victoria en Europa al 8 de mayo de 1945, fecha en la que la Alemania nazi –tras el suicidio de Adolf Hitler en el búnker de la Cancillería durante la batalla de Berlín– firmó su rendición incondicional, poniendo fin así a la Segunda Guerra Mundial (excepto en el Pacífico, donde el final llegaría con los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki en agosto de ese año). En realidad, el acta de rendición militar fue firmada en primer lugar por el general de la Wehrmacht Alfred Jodl el 7 de mayo en Reims (Francia), donde se hallaba el cuartel general de Dwight D. Eisenhower, comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa. No obstante, no sería definitivamente refrendada hasta el día siguiente por el mariscal Wilhelm Keitel ante los representantes de la URSS en Karlshorst (Berlín). En concreto, el acta final se firmó a las 22:43 horas del 8 de mayo de 1945.

La noticia de la derrota nazi corrió como la pólvora: al amanecer del día 9, miles de ciudadanos salieron a las calles de París, Nueva York o Londres a festejar el final de la guerra (en la foto que ilustra este artículo, el primer ministro británico Winston Churchill saluda a la muchedumbre congregada en Whitehall haciendo el signo de la victoria). De este modo, pronto el 8 de mayo quedó establecido como Día de la Victoria en Europa y tal efeméride pasaría a celebrarse oficialmente en distintos países: Francia –se conmemora desde 1953–, Eslovaquia –donde se conoce como Día de la Victoria sobre el Fascismo–, República Checa –Día de la Liberación– o Reino Unido. Sin embargo, en otros países la fecha oficial de dicho evento histórico es el 9 de mayo. ¿A qué se debe esta diferencia?

La explicación es sencilla: las 22:43 del 8 de mayo corresponden a la hora central europea, pero eran las 00:43 del 9 de mayo según la hora de Moscú. Así, este desfase de ciento veinte minutos explica que tanto en la Unión Soviética –y más tarde en Rusia– como en naciones de Europa oriental entonces bajo su influencia se celebrase el Día de la Victoria el 9 de mayo. En la URSS, realmente, dicho día no empezó a conmemorarse de manera continuada hasta 1965, veinte años después, aunque tuvo un espectacular precedente en el famoso Desfile de la Victoria organizado en Moscú el 24 de junio de 1945 para simbolizar la derrota alemana frente a los soviéticos en la II G M (que ellos llamaron Gran Guerra Patriótica).

Tras la disolución de la URSS en 1991, se dejaron de hacer desfiles del Día de la Victoria hasta que, en 1995, la costumbre fue retomada por la Rusia poscomunista. Asimismo, el 9 de mayo fue la fecha escogida en Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Bosnia-Herzegovina, Georgia, la desaparecida República Democrática Alemana, Israel, Kazajistán, Moldavia, Serbia, Ucrania, etc. Por este motivo, en un intento de contentar a todos y reconciliar las distintas tradiciones, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió, en 2005, denominar ambos días –8 y 9 de mayo– Días del Recuerdo y la Reconciliación en Conmemoración de la Segunda Guerra Mundial.

CONTINÚA LEYENDO