Vídeo de la semana

¿Dónde vivía Zeus?

En la mitología griega, el monte Olimpo se consideraba la morada de los dioses y el lugar del trono de Zeus. Pero estos no vivían de cualquier manera, sino en mansiones de cristal que habían construido en la cima.

Zeus en Olimpo
iStock

El Monte Olimpo, 2917 metros de altitud, es el pico más alto de Grecia. Forma parte del macizo del Olimpo, cerca del golfo de Thérmai del mar Egeo y se encuentra en la frontera entre Macedonia y Tesalia. También se designa como el Alto Olimpo, a diferencia del Bajo Olimpo, un pico adyacente en el sur que se eleva a 1588 metros. 

En la mitología griega, el monte Olimpo se consideraba la morada de los dioses y el lugar del trono de Zeus. Pero estos no vivían de cualquier manera, sino en mansiones de cristal que habían construido en la cima. Además, el nombre 'Olimpo' se utilizó para varias otras montañas, así como colinas, pueblos y personajes míticos en Grecia y Asia Menor. 

El monte Olimpo está cubierto de nieve y, a menudo, también de nubes. Sin embargo, según la Odisea de Homero, la cima “nunca tiene tormentas y se deleita en aithēr sin nubes” (en griego, ‘aire puro’). Escritores posteriores elaboraron esta descripción, que puede haberse originado a partir de la observación de que el pico a menudo es visible sobre un cinturón de nubes relativamente bajas. 

El trono de Zeus, guardián de los dioses y los hombres 

Según la tradición, solo doce miembros formaban el Concilio de los Dioses, entre los que se podrían haber encontrado (ya que no hay acuerdo al respecto) Zeus, Deméter, Artemisa, Poseidón, Hermes, Afrodita, Ares, Hefesto, Apolo, Hestia, Perséfone, Hera, Atenea y Dioniso. Como principal deidad griega, Zeus es considerado el gobernante, protector y padre de todos los dioses y humanos. Zeus a menudo se representa como un hombre mayor con barba y está representado por símbolos como el rayo y el águila. 

Según el poeta griego Homero, el cielo estaba ubicado en la cima del Olimpo, el hogar de un dios del tiempo. Los otros miembros del panteón residían allí con Zeus y estaban sujetos a su voluntad. Desde su exaltada posición en la cima del Monte Olimpo, se pensaba que Zeus observaba omniscientemente los asuntos de los hombres; veía todo, gobernaba todo, recompensaba la buena conducta y castigaba el mal. Además de impartir justicia, tenía una fuerte conexión con su hija Dike (Justicia), Zeus era el protector de las ciudades, el hogar, la propiedad, los extraños, los huéspedes y los suplicantes. 

 

Para dar vida a estos seres supremos y a su casa, numerosísimos pintores retrataron este espacio con sus míticos habitantes, como en este fresco de Luigi Sabatelli (Florencia, 1772 – Milán, 1850), situado en el techo de una de las estancias del Palacio Pitti de Florencia. 

Aunque los religiosos griegos de todas partes lo consideraban omnipotente y la cabeza del panteón, la misma universalidad de Zeus tendía a reducir su importancia en comparación con la de poderosas divinidades locales como Atenea y Hera. Aunque las estatuas de Zeus Herkeios (Guardián de la Casa) y los altares de Zeus Xenios (Hospitalario) adornaban los patios de las casas, y aunque los peregrinos visitaban sus santuarios en la cima de la montaña, Zeus no tuvo un templo en Atenas hasta finales del siglo VI a. C. e incluso su templo en Olimpia fue posterior al de Hera. 

Continúa leyendo