¿Cuántos soldados (y armas) combatieron en nuestra Guerra Civil?

Unas son las cifras oficiales y otras son las reales. Los efectivos humanos y materiales fueron variando a lo largo de la Guerra Civil española.

Nacionales en Guadalajara

Muchos autores cometen el error de imputar a las divisiones republicanas sus efectivos teóricos de plantilla, 14.000 soldados. No obstante, a lo largo de 1938, por el desgaste de la lucha y el desdoblamiento de unidades para crear nuevas divisiones de la nada, las cifras reales de efectivos deben reducirse a la mitad o en un tercio, como indican Beevor y Vidal. Así, por ejemplo, para la batalla del Ebro conocemos los estadillos de las divisiones 11ª y 35ª, y éstas contaban con 9.602 y 11.877 soldados. En marzo, el Cuerpo 12º, de 3 divisiones, sólo sumaba 25.000 soldados (unos 7-8.000 por división) en lugar de los 48.000 de plantilla, y días más tarde, los 12º y 18º Cuerpos, con 7 divisiones, tenían sólo 36.000 hombres según el General Rojo (4-5.000 por división).

En cambio, las divisiones franquistas rondaban los 8.000 combatientes según Semprún, llegando a 10.000 una vez reforzadas, como puede desprenderse de los estadillos de los Cuerpos de Navarra, Aragón, Galicia y Castilla en febrero del 39 (31-34.000 cada cuerpo). Por otro lado, cada cuerpo nacional con 3 divisiones contaba con una artillería de unas 154 piezas, frente a unas 90 de los republicanos.

Más hombres, menos armas

Paradójicamente, en el resto de España Franco contaba con menos tropas que los republicanos, unas 23 divisiones frente a unas 56, pero se encontraban en sectores que llevaban inactivos desde hace meses, lo que les permitió fortificarse, dejar pocas tropas franquistas en los frentes tranquilos y concentrar sus fuerzas en el activo frente de Aragón hasta lograr la superioridad numérica loca. Además, por las memorias de Rojo sabemos que menos de la mitad de las tropas republicanas estaban armadas: en octubre del 38, de los 218.000 soldados del Ejército de Levante sólo 89.000 contaban con fusiles. En Andalucía y Extremadura, la situación era ya dramática: para 66.000 y 116.000 soldados había 22.000 y 33.000 fusiles.

CONTINÚA LEYENDO