¿Cuánto duró la regencia de Baldomero Espartero?

De 1840 a 1843, el general Espartero sucede en la regencia de España a María Cristina de Borbón, madre de la futura reina Isabel II.

Baldomero Espartero

La regente María Cristina de Borbón, tras la revolución de 1840 que causó su dimisión, abandonó el país. Embarcó en Valencia en el “Vapor Mercurio” en dirección a Francia.

Mientras Baldomero Espartero fue elegido regente por 179 votos, frente a Agustín Argüelles que obtuvo 103.

Fueron años de continuos enfrentamientos entre moderados y liberales. María Cristina desde París siguió instigando en apoyo de los moderados.

La noche del 7 de octubre de 1841 se produjo un asalto al Palacio Real, ordenado por los generales Diego de León, Concha y Pezuela, que persiguió secuestrar a la reina niña Isabel.

El golpe fracasó gracias a la rápida intervención de Espartero.

La composición de las Cortes según los resultados de las elecciones de 1841 dio como resultado un fraccionamiento del sector progresista: los llamados trinitarios, que abogaban por el nombramiento de una Regencia compartida por tres miembros, y los unitarios capitaneados por el propio Espartero que defendían la necesidad de una Regencia unipersonal sólida.

Durante la Regencia de Espartero se llevaron a cabo lugar cuatro elecciones, en 1840, 1841 y 1843 (febrero y septiembre).

Su modo de gobernar personalista y militarista provocó la enemistad con muchos de sus partidarios.

Las Cortes las componían 87 diputados del partido nacional y 27 diputados del partido legal.

En la sesión parlamentaria del 20 de mayo de 1843 se produjo la ruptura formal entre el Gobierno y las Cortes.

El regente Espartero se vio obligado de nuevo a disolver el Congreso el 26 de mayo de 1843 y a la crisis política le sucedió la insurrección en varias ciudades.

Narváez y Serrano encabezaron un pronunciamiento conjunto de militares moderados y progresistas, en el que las fuerzas propias del regente se pasaron al enemigo en Torrejón de Ardoz.

Espartero se exilió en Inglaterra. Las nuevas autoridades ordenaron que, de ser hallado en la Península, sería “pasado por las armas” sin esperar otras instrucciones.

En Londres fue recibido con gran efusión, ya que su fama no se limitaba a España –había sido condecorado por varios monarcas extranjeros: la reina Victoria le concedió la Order of the Bath; el rey Luis Felipe de Orleans la Legión de Honor francesa; la reina María II de Portugal, la Orden de la Torre–.

En 1848 fue restituido en sus honores y regresó a España, refugiándose en Logroño y abandonando la vida pública.

La sociedad española de mediados del siglo XIX

En este período España registró cambios notables que a su vez promovieron transformaciones sociales, pero las condiciones de pobreza seguían predominando.

La población sobrepasaba ya los 15 millones de habitantes: había censados más de 250.000 pobres de solemnidad y dos millones de jornaleros agrícolas, que representaban el estrato social más mísero; pero vastos sectores del país padecían también escasez.

En 1848 se inauguró el primer ferrocarril. La riqueza se fue concentrando en la periferia, donde se consolidó la burguesía, en tanto las regiones centrales se empobrecían paulatinamente.

CONTINÚA LEYENDO