¿Cuándo se inventó la cosechadora mecánica?

Esta máquina que revolucionó la agricultura fue patentada el 21 de junio de 1831 por Cyrus McCormick, un inventor autodidacta de 22 años.

¿Cuándo se inventó la cosechadora mecánica?

Se denomina cosechadora mecánica a la máquina que realiza labores de recolección de productos agrícolas. En sus comienzos, el tractor cosechador era impulsado por animales de tiro –fundamentalmente, caballos–, para posteriormente pasar a ser autopropulsado mediante un motor de explosión. Pero ¿quién fue su creador y cuándo se originó este invento? El mérito se atribuye a Cyrus Hall McCormick (1809-1884), creador también de la engavilladora y otras máquinas agrícolas que revolucionaron las prácticas de la agricultura en Estados Unidos a partir de 1850 y, posteriormente, en todo el mundo.

En realidad, McCormick se basó en el trabajo previo de otros –incluidos los miembros de su familia, granjeros de origen irlandés y religión presbiteriana instalados en Virginia–, pero fue él quien integró los distintos diseños en un modelo viable, quien patentó el invento el 21 de junio de 1831 (cuando contaba sólo 22 años) y, finalmente, quien fabricó la maquinaria a nivel industrial y la hizo comercial. De hecho, el éxito de su empresa McCormick Harvesting Machine Company lo enriqueció y llevó a su familia a convertirse en una de las más prominentes de la ciudad de Chicago en la segunda mitad del siglo XIX.

Se da la circunstancia de que Cyrus fue el mayor de ocho hijos y apenas recibió ninguna educación formal. Pese a que en la plantación familiar había esclavos, todos los miembros del clan eran obligados por los padres a participar en las tareas agrícolas, especialmente en la época de cosecha. Cyrus mostró desde temprana edad gran interés por las máquinas que aliviaban la dureza del trabajo en el campo y lo hacían más eficiente. Autodidacta, empezó a diseñar aparatos siendo aún adolescente, aunque el éxito con la cosechadora tardaría aún unos años en llegar. Y el resto es Historia de la Revolución Industrial.

CONTINÚA LEYENDO

COMENTARIOS