¿Cuándo se inauguró el Arco del Triunfo de París?

Considerado uno de los monumentos más famosos de París, el Arco de Triunfo fue construido por orden de Napoleón Bonaparte para conmemorar la victoria en la batalla de Austerlitz, y se inauguró 30 años después, el 29 de julio de 1836.

Arco de Triunfo de París

El Arco del Triunfo es uno de los símbolos más famosos de París y probablemente el arco más célebre del mundo. Representa las victorias del ejército francés bajo las órdenes del emperador Napoleón I, quien ordenó su construcción.

Junto a la Torre Eiffel, es el monumento más representativo de París. Con unas dimensiones de 50 metros de alto y una base de 45 por 22 metros, el Arco del Triunfo nació con el propósito de publicitar las victorias del ejército francés bajo las órdenes de Napoleón. En concreto, pretendía que la edificación cumpliese un cometido: inmortalizar la victoria militar en la batalla de Austerlitz (1805), contra los Imperios Austriaco y Ruso.

Se trataba de un intento del emperador de lograr el reconocimiento de la labor llevada a cabo por sus tropas, parece ser que les prometió un regreso a casa lo más grandilocuente y fastuoso posible, «bajo arcos triunfales».

En un principio, el emperador pensó en situarlo en la plaza de la Bastilla, pero los planes cambiaron y al final, su emplazamiento fue el extremo oeste de los Campos Elíseos, donde aún hoy se conserva.

La construcción del Arco del Triunfo duró treinta años y se concluyó durante el mandato del rey de los franceses, Luis Felipe I que reinó entre 1830 y 1848.

El arquitecto del monumento conmemorativo fue Jean-François Chalgrin (1739-1811), quien no pudo ver terminada su obra. El proyecto estaba en marcha cuando Chalgrin murió, y las obras terminaron bajo la supervisión de Jean-Nicolas Huyot (1780-1840).

El Arco del Triunfo ha sido testigo de innumerables momentos históricos entre los que podríamos destacar: el paso de los restos mortales de Napoleón el 15 de diciembre de 1840 y los desfiles militares de la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Una recorrido por el monumento

En la base del Arco del Triunfo encontraréis la Tumba del Soldado Desconocido, un monumento erigido en 1921 que con una llama siempre encendida representa a todos los franceses que murieron en la Primera Guerra Mundial y que nunca fueron identificados. En su honor fue encendida una llama votiva que nunca se extinguirá.

En los cuatro pilares del arco están grabados los nombres de las batallas ganadas por los ejércitos napoleónicos y los de 558 generales franceses, algunos de los que murieron en combate aparecen con sus nombres subrayados.

A pesar de que su altura es muy inferior a la de la Torre Eiffel, las vistas desde la parte superior del Arco del Triunfo resultan igual de impresionantes. El dinamismo de París en la confluencia de doce de sus principales avenidas se divisa desde el arco en toda su plenitud. Las vistas de los Campos Elíseos y del Barrio de la Defensa también se encuentran desde el monumento.

Para entrar al interior del arco y subir a la parte superior es necesario subir los 286 escalones que separan la terraza del suelo.

Hoy en día, el interior del monumento acoge pequeño museo con información sobre su construcción, y una exposición permanente titulada “Entre guerras y paz”, que recibe centenares de visitas diarias de los muchos turistas que visitan la conocida como la Ciudad de la Luz.

CONTINÚA LEYENDO