¿Cuál es el origen del carnaval?

La concepción de la celebración del carnaval que sobrevive es el resultado de milenios de evolución de una antigua tradición humana. Te contamos su origen.


El origen del carnaval, que hoy es una de las celebraciones lúdicas más populares del mundo, está diversificado en el tiempo y en el espacio. No obstante todas las versiones que datan su origen coinciden en que se trataba de una fiesta pagana muy antigua, celebrada en época de invierno, relacionada con la cosecha y en la que estaba permitido llevar a cabo toda clase de excesos; una característica relacionada con el concepto de disfraz, que trataremos más adelante. ¿Qué antigüedad tiene el carnaval y qué sabemos de su origen?


¿Qué antigüedad tiene el carnaval?

 

Para empezar, parece que los indicios más tempranos de esta festividad se sitúan hace 5.000 años, entre la población sumeria. La hipótesis más extendida es que los campesinos solían elaborar una gran hoguera en la que pedían la expulsión de los malos espíritus de la cosecha. Una tradición que coincide aproximadamente en el tiempo (aunque no en el espacio) con la de los egipcios, quienes parece ser que llevaban a cabo un ritual parecido durante la temporada de invierno. En este caso, el objeto de veneración de los egipcios era el dios toro Apis, asociado a la fertilidad, y también a los ritos funerarios.

No queda claro si los egipcios y sumerios decoraban sus cuerpos y caras durante esta fiesta, aunque sí es muy probable que se tratara de una celebración de éxtasis, de gozo y de libertad.

Más adelante, los griegos continuaron con esta costumbre, en este caso, venerando a Dioniso; y los romanos hicieron lo propio con el dios Baco (el dios del vino): las famosas bacanales, conocidas por la tendencia a la embriaguez y los excesos gastronómicos y sexuales.

 

 

 

En referencia a los romanos, muchas fuentes también relacionan al carnaval con Saturnalia (el banquete de invierno del que deriva la Navidad) o incluso Lupercalia (relacionado con San Valentín).

Aquí comenzamos a tener referencias más claras de uno de los elementos más diferenciadores del carnaval: el disfraz.

Las referencias de los historiadores apuntan a que es probable que en estos días de celebración, permitiéndose excesos de toda naturaleza, fueran frecuentes las máscaras y otro tipo de vestimentas para ocultar la identidad, con el objetivo de preservar el anonimato ante la realización de estos actos. Es posible que incluso a los propios esclavos se les permitiera participar en ellos, y por ello estos serían, si cabe, los más interesados en ocultar su verdadera imagen.


Llega el  momento de detenerse en el origen del nombre carnaval. De nuevo, hay referencias contradictorias; una de las más antiguas e interesantes (aunque no es la hipótesis más extendida) es que procede de la palabra carne-baal (es decir, un sacrificio al dios Moloch Baal, de origen canaanita, que fue adorado por los fenicios, cartagineses y sirios).

Pero para explicar el significado de la palabra que los historiadores toman como más probable, deberá entrar en escena la religión cristiana.


Evangelización del carnaval

Con la propagación de la religión cristiana, y la cristianización progresiva de los pueblos europeos, esta religión monoteísta se dedicó a evangelizar las festividades paganas (por ejemplo, San Valentín, que luego quedó fuera del calendario santo). Una de ellas fue la festividad del carnaval: de la palabra latina carne-levare (algo así como abandonar la carne, o quitar la carne). Su significado puede aludir al concepto de terminar o finalizar estos excesos gastronómicos justo antes de iniciar la Cuaresma, que precede al domingo de resurrección. Y esto nos lleva al siguiente punto: su fecha de celebración.

El cristianismo adaptó esta antigua festividad pagana de disfrute y excesos a su propio calendario, y la convirtió en la celebración que se llevaba a cabo los 3 días previos a la cuaresma, un periodo de penitencia y ayuno cristiano. Es decir, 40 días antes del domingo de Ramos (fin de la cuaresma) y 40 días y una semana antes del domingo de Resurrección.


A día de hoy, la concepción de carnaval que sobrevive es el resultado de milenios de evolución de una antigua tradición humana, y cuya fecha, como hemos visto, depende de la festividad cristiana. No obstante, suele ser una fiesta laica, concebida como una actividad recreativa y, en muchos países está totalmente institucionalizada como uno de sus atractivos turísticos principales.

A continuación puedes ver una galería de imágenes con los carnavales más famosos del mundo. Para leer, pincha en el título.

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo