Todo lo que cambió la Movida madrileña

Este movimiento cultural surgido en la década de los 80 en Madrid trajo la cultura underground y la música punk a la España de la democracia.

El blanco y negro dio paso al color. La rectitud cuasi castrense dio paso a los salvajes y alocados bailes de garito. La ralla a un lado y la gomina dieron paso a los tintes y las melenas. En la década de los 80, con la dictadura recién enterrada y la democracia dando sus primeros pasos, España vivió un estallido social y cultural en el que una inquieta generación de jóvenes vio cómo sus posibilidades aumentaban exponencialmente en muy poco tiempo y decidieron subirse a un velero llamado Libertad. En la década de los 80 nació la Movida madrileña y ya nada volvería a ser igual.

Movida madrileña
Imagen: Gtres Online.

 

Se conoce como ‘la Movida’ al movimiento cultural de los 80 en el que artistas de todas las disciplinas buscaron nuevos horizontes creativos y dieron rienda suelta a la innovación y la experimentación. El final de la dictadura hizo que, en muchos sentidos pero especialmente en lo social y lo cultural, España se igualara con los países de su entorno en un periodo de tiempo muy corto por lo que la Movida podría considerarse la versión patria de los movimientos underground y la música punk de esa juventud rebelde e inconformista. Aunque se suele hablar de ella como la Movida madrileña porque empezó a coger fuerzas en el barrio de Malasaña, no tardó en extenderse a otras ciudades como Barcelona, Bilbao, Málaga o Valencia.

Aunque ya en los últimos años de la década de los 70 el ambiente cultural era muy próximo al que se viviría durante la Movida, se suele considerar que su inicio está en el concierto homenaje que se hizo a José Enrique Cano Leal (Canito), batería del grupo Tos que había muerto en un accidente de tráfico en la Nochevieja de 1979. Organizado por Onda 2, una de las cadenas que daba difusión a estos grupos, el concierto se celebró el 9 de febrero de 1980 en la Escuela de Caminos de Madrid y en él actuaron Tos, Mermelada, Nacha Pop, Paraíso, Alaska y los Pegamoides, Trastos, Mario Tenia y los Solitarios y Los Bólidos. Al año siguiente, el 23 de mayo de 1981, el Concierto de Primavera reunió a más de 15 000 personas en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica. Este hecho se considera un hito dentro de la Movida madrileña.

Alaska
Alaska, uno de los iconos musicales de la Movida. Imagen: Gtres Online.

 

En la música, tal vez una de las áreas en las que más rápido se vio el peso de la Movida, destacan grupos y cantantes como Alaska (con los Pegamoides o con Dinarama), Radio Futura, Nacha Pop, Los Secretos, la Orquesta Mondragón, Siniestro Total, Loquillo, Farmacia de Guardia o El Último de la Fila. Pero lo cierto es que esta agitación cultural se extendió por todas las disciplinas y cambió radicalmente la forma en que se hacía cine (Pedro Almodóvar fue su máximo exponente) o televisión (con La bola de cristal), popularizaron nuevos y transgresores estilos de historia gráfica y literatura, dieron lugar a nuevos productos periodísticos  (los fanzines), y fotográficos, difundieron el graffiti como un arte para las grandes ciudades y dieron una vuelta de tuerca a la pintura con artistas como El Hortelano o los Costus. También pasarían a la historia, como parte fundamental de la Movida, algunos garitos o bares como la Vía Láctea, la sala El Sol, la Rock-Ola, la Galileo Galilei y el mítico Penta.

La Movida madrileña tuvo un gran efecto en esa “nueva España” y no solo a nivel cultural. Políticos como Enrique Tierno Galván (que en un concierto dijo al público “roqueros, el que no esté colocado que se coloque ¡y al loro!”) mostraron su apoyo inmediato a este movimiento y la sociedad lo comprendió como un síntoma de cambio, un salto que dejaba atrás la caduca visión heredada de la dictadura y llevaba al país hacia nuevos tiempos más modernos. La Movida fue perdiendo fuerza con el paso de los años, los estilos cambiaron y artistas que habían pertenecido a esa misma generación pero cuyo estilo había sido más comercial ganaron importancia. La heroína causó estragos en los artistas de la Movida y muchos de ellos vieron interrumpida su carrera o murieron a causa de las drogas.

Pero aunque todo haya cambiado y muchos de los que la hicieron posible se hayan ido, la Movida sigue siendo un icono social y cultural que levanta pasiones en nuevos y viejos roqueros y que sigue dibujando en la pared una ventana por la que asomarse y ver a esa chica de ayer…

Continúa leyendo