Miguel Delibes, diario de un escritor

El autor natural de Valladolid nació el 17 de octubre de 1920. Entre sus obras se destacan ‘La sombra del ciprés es alargada’ y ‘Los santos inocentes’.

El autor Miguel Delibes nació el 17 de octubre de 1920 en Valladolid. Hijo del catedrático de Derecho Mercantil en la Escuela de Comercio de Valladolid, su carrera se movería entre el mundo académico y el literario, destacando en ambos como una mente brillante y despierta. La obra de Delibes, ampliamente galardonada, destaca por su perspectiva satírica y la crítica social que en ella realizaba, así como la aproximación al mundo rural y al lenguaje de este.

Delibes se educó en diversas instituciones religiosas y tuvo que alistarse en la Marina tras el estallido de la Guerra Civil Española. Aunque, al terminar el conflicto, siguió los pasos de su progenitor y cursó Derecho y Comercio en Valladolid comenzó a trabajar como caricaturista para el periódico El Norte de Castilla. Desde 1941 se convirtió en redactor y acabaría por dirigir el medio al tiempo que opositó y consiguió la cátedra de Derecho Mercantil en la Escuela de Comercio (la misma que había tenido su padre).

La sombra del ciprés es alargada se publicó en 1946 y dos años después ganó el Premio Nadal por ella. Desde ese momento, la labor literaria de Delibes iría ocupando cada vez más tiempo y proyectaría su carrera como escritor obra tras obra. Entre otras se destacan Aún es de día, que llega en 1949, El camino en 1950, Las ratas en 1962 o Cinco horas con Mario en 1966. Diario de un cazador (1954), Los santos inocentes (1981) y El hereje (1998) son otras de sus obras más importantes. A los premios nacionales les siguieron las invitaciones y reconocimientos en países como Chile, Francia o Estados Unidos. Miguel Delibes fue investido doctor Honoris causa en numerosas universidades y ha sido galardonado con premios como el Premio de la Crítica (1953), Premio Príncipe de Asturias (1982), Premio Nacional de las Letras Españolas (1991) o Premio Miguel de Cervantes (1993).

El trabajo de Delibes le convirtió en un referente de la literatura española del siglo XX. Muchas de sus obras fueron adaptadas al cine o a la televisión y consiguió transmitir con fidelidad el panorama social y la forma de pensar de su Valladolid natal, combinando la denuncia social y la visión satírica con el realismo del momento histórico.

En 1998, mismo año en que salía a la luz El hereje, le fue detectado un cáncer que consiguió superar tras tres operaciones pero que marcaría sus últimos años de vida. Miguel Delibes falleció en marzo de 2010 en Valladolid, la ciudad que le vio nacer y a la que dedicó el espíritu de gran parte de su obra.

Continúa leyendo