Luis Cernuda: equilibrio entre lo nuevo y lo viejo

El poeta sevillano Luis Cernuda fue uno de los autores líricos más importantes de la Generación del 27. Nació el 21 de septiembre de 1902.

El poeta Luis Cernuda, miembro de la Generación del 27, nació el 21 de septiembre de 1902. Su trabajo lírico destacaría en el panorama español debido al elemento sentimental e intimista que lo caracterizó y en el que combinaba los elementos de la poesía clásica con las innovaciones del momento.

Natural de la ciudad andaluza de Sevilla, en el sur de España, era hijo de un militar puertorriqueño de ascendencia española y de una sevillana de ascendencia francesa. Comenzaría a escribir desde muy joven y centraría su talento y trabajo en la lírica. Al entrar en la Universidad de Sevilla para estudiar Derecho conocería a Pedro Salinas, quien fue profesor suyo y marcó el desarrollo de su faceta lírica al animarle a leer y estudiar tanto a los autores clásicos como a los más vanguardistas. Comenzaría a publicar sus poemas en las revistas de la época tras la muerte de su padre y su paso por el servicio militar.

Se traslada a Madrid en 1926 para dedicarse al negocio editorial y colabora con publicaciones como Revista de Occidente (con el beneplácito de Juan Ramón Jiménez), La Verdad o Litoral. En esta situación fue inevitable que entrara en contacto con los círculos intelectuales que por entonces se movían en Madrid y que entablara una gran amistad con personajes como Vicente Aleixandre o Federico García Lorca, al que conoció durante el homenaje a Góngora que daría origen a la Generación del 27. Su primer libro lírico, Perfil del aire, se publicó en 1927. En 1932 escribiría los poemas de Donde habita el olvido, basado en sus experiencias románticas con Serafín Ferro. Cernuda trabajaría en la librería de León Sánchez Cuesta, conocido como el ‘librero de la Generación del 27’ mientras seguía escribiendo sus poemas y relacionando colaboraciones, lectorados y charlas en instituciones culturales y universitarias.

Cercano a los ideales republicanos, colaboró con el Patronato de Misiones Pedagógicas y Culturales y al estallar la sublevación militar de julio de 1936 se marchó a París y, tras un periodo formando parte de las milicias populares, partió definitivamente hacia el exilio y se marchó a Inglaterra y llevó a cabo su lectorado en Cambridge. Trabajaría como profesor de Lengua Española y Literatura en Inglaterra y Estados Unidos, aunque terminaría por instalarse definitivamente en México. Cernuda fallecería en 1963 por un repentino ataque al corazón cuando se encontraba en Ciudad de México.

Su obra se caracterizaría por el cuidado equilibrio entre los elementos de la poesía clásica (se le suele comparar con la lírica romántica de Bécquer) y la originalidad e innovación de las corrientes que iban surgiendo a lo largo del siglo XX.

Continúa leyendo