Los personajes más famosos de JRR Tolkien

El autor de ‘El Hobbit’, ‘El Señor de los Anillos’ o ‘El Silmarilion’ creó decenas de complejos personajes, buenos y malos, para contar sus historias en la Tierra Media.

Si hay un autor que puede jactarse de haber cambiado los paradigmas de la literatura fantástica, ese es John Ronald Reuel Tolkien. Sin despreciar la labor de otros, como su coetáneo C. S. Lewis, Tolkien creó un mundo cuidado y descrito hasta en el más mínimo detalle que poblaría con toda clase de criaturas. Desde las verdes praderas de la Marca rohirrim pasando por las aguas del Anduin y hasta Valinor, la tierra más allá de los Puertos Grises, la Tierra Media está plagada de personajes vivos a los que merece la pena conocer.

El propio Tolkien empleaba el término ‘Legendarium’ para referirse a todo el mundo que había creado como conjunto y en él se incluía a los distintos pobladores que las tres edades de la Tierra Media han dado. Hay que tener en cuenta que Tolkien no se conformó con escribir la historia de sus protagonistas y antagonistas, sino que ideó los linajes y orígenes de todas las razas y seres de su mundo. En lo que póstumamente sería conocido como El Silmarilion, Tolkien narró desde la creación de la Tierra Media por obra de Eru Ilúvatar (la deidad suprema) y de los Ainur hasta la llegada de la Tercera Edad.

Solo en El Silmarilion, considerado por muchos como la biblia de Tolkien, se presenta al lector a todo un panteón de dioses influidos por la mitología griega y nórdica en el que se destacan Manwë (señor de los Ainur y equivalente a Zeus) y Melkor o Morgoth, el principal antagonista de El Silmarilion y primer señor oscuro de la Tierra Media, maestro de Sauron y padre de las criaturas malignas que pueblan el mundo como la araña Ungoliant o el dragón Glaurung. Si dejamos a los dioses y nos centramos en elfos y hombres, principales pobladores de la Tierra Media, podríamos destacar a los Noldor (altos elfos) Feanor, Finarfin y Fingolfin, a la princesa elfa Lúthien Tinúviel y su amante humano Beren, al matadragones Túrin Turambar o al medio-elfo Earendil.

Si miramos lo narrado en El Hobbit (1937), primer libro publicado sobre la Tierra Media, es imposible no mencionar a su gran protagonista Bilbo Bolsón, cuyo inesperado viaje ha atrapado a millones de lectores a lo largo de los años. También fue en este libro donde conocimos a Gandalf, el peregrino gris que vaga por la Tierra Media. De la compañía de trece enanos que acompañan a Bilbo se destaca Thorin Escudo de Roble, su líder, y no hay que olvidar al torturado Gollum (con quien Bilbo protagoniza uno de los mejores capítulos del libro) o al temible Smaug el dragón.

Y llegamos al gran relato de Tolkien: la trilogía de El Señor de los Anillos. Además de Frodo y Sam, los hobbits sobre cuyos hombros recae la gran misión de destruir el Anillo Único, son muchos los personajes memorables que encontramos en este periplo. Merry y Pipin, los traviesos medianos, y el inseparable trío formado por Aragorn, Legolas y Gimli son los otros grandes grupos a los que el lector sigue en la novela. En menor medida, pero no por ello despreciables, son muchos los personajes buenos y malos que aparecen: los elfos Arwen, Elrond y Galadriel; los nazgul y el Rey Brujo, el corrupto Saruman, los valerosos rohirrim Theoden, Éomer y Eowyn; los hermanos Boromir y Faramir y, por supuesto, la constante y amenazante sombra de Sauron.

El universo de Tolkien es inmenso, cierto, pero merece la pena conocer a todos estos personajes y los que no hemos mencionado para sumergirse en las historias que tienen que contarnos.

Continúa leyendo