Las obras más famosas de Umberto Eco

El autor de ‘El nombre de la rosa’ se hizo un hueco en el mundo académico e intelectual por su estudio de la lengua y la semiótica.

Escritor, lingüista y filósofo. Esos tres calificativos son los que se suelen asociar a la figura de Umberto Eco, pero estos parecen quedar un poco borrosos o incompletos si tenemos en cuenta que estamos hablando de una de las mentes más interesantes y mordaces del siglo XX. El presidente de la Scuola Superiore di Studi Umanistici de la Universidad de Bolonia dedicó su vida a la teoría lingüística y literaria y llegó a ser un referente en el panorama cultural debido tanto a sus vastos conocimientos y a su peculiar personalidad.

Si por algo se conoce a Umberto Eco, más allá del exclusivo mundo académico en el que tanto se movió, es por ser el autor de ‘El nombre de la rosa’. El título que probó al mundo su capacidad narrativa se convirtió en un éxito casi instantáneo y supone una combinación de historia medieval, teoría literaria, análisis bíblico y filosofía tomista y nominalista con una trepidante novela negra de tonos góticos. Aunque la versión cinematográfica (1986) protagonizada por Sean Connery consiguió captar el ambiente de misterio y suspense, en el proceso se perdió toda la carga intelectual y el análisis académico que Eco le había otorgado con tanto mimo.

Su labor narrativa continuó con obras como ‘Baudolino’, ‘La isla del día de antes’ o su última novela: ‘La misteriosa llama de la reina Loana’. Pero fueron ‘El péndulo de Foucault’ y ‘El cementerio de Praga’ los que se llevaron más atenciones y tuvieron un mayor impacto. El primero es una inteligente parodia a las teorías conspiratorias y creencias de dominación mundial que muchos ven como una influencia directa de ‘El código Da Vinci’ y toda esa corriente de novelas semiparanóicas que mezclan historia con histeria. Por su parte, ‘El cementerio de Praga’ nos cuenta la historia de Europa desde finales del XIX a través de los ojos del capitán Simonini, un rufián al que la historia guardaba un lugar especial. Esta novela fue duramente criticada, en especial por la Iglesia católica y por organizaciones judías.

El género en el que Umberto Eco ha publicado más, demostrando su faceta de académico, es el ensayo. Desde su tesis doctoral ‘El problema estético en Santo Tomás de Aquino’ hasta su brillante manual ‘Cómo se hace una tesis’, el autor italiano ahondó profundamente en el campo de la semiótica, la lengua, la literatura y la filosofía hasta convertirse en un referente estudiado a nivel internacional.

CONTINÚA LEYENDO