James Dean, la leyenda

El actor James Dean (1931-1955) murió con tan solo 24 años a causa de un accidente de tráfico.

La trágica y pronta muerte del joven actor James Dean a la edad de 24 años le convirtió en el primer actor en la historia del cine en ser nominado a título póstumo: primero sería nominado por la cinta 'Al este del Edén' y, posteriormente, tras haber fallecido, por la película 'Gigante' en 1957.

 

Estudió interpretación en la Universidad de California en Los Ángeles e hizo cine, teatro y televisión.

 

Su primera aparición en la televisión fue en un anuncio publicitario de Pepsi el 3 de diciembre de 1950. Le seguirían series y obras de teatro.

 

Su limitada altura, para los parámetros de Hollywood (pues medía 1,71), no le cerró las puertas al éxito. Al contrario. De carácter introvertido, rudo, melancólico, temerario y apasionado a partes iguales, James Dean aportaba una gran actuación y gran éxito entre el público más joven.

 

En 1955 llegaría una de sus grandes películas: "Rebelde Sin Causa", cinta que acabó confirmándole definitivamente como uno de los principales ídolos de la juventud estadounidense.

 

'Gigante', co-protagonizada por Elizabeth Taylor y Rock Hudson sería otro de sus grandes trabajos.

 

Dean adoraba participar en carreras de coches antes, durante y después de la filmación de cada película o trabajo en el que se embarcaba.

 

Lo curioso es que a pesar de sus arriesgadas carreras, no fue de esta manera como acabó su vida. Mientras se dirigía a una carrera de automóviles en Salinas, cerca de San Francisco y probaba él mismo acompañado de su mecánico un Porsche Spyder 550, bautizado como “Little Bastard” por Bill Hickman, otro corredor de carreras y amigo del actor, un Ford a toda velocidad, conducido por un estudiante se cruzó en su camino. Dean no pudo esquivarlo, incrustándose de forma dramática en el lateral izquierdo del coche y perdiendo la vida instantáneamente tras romperse el cuello en el choque.

 

El joven conductor del Ford apenas se lastimó un hombro y se rompió la nariz.

 

Era el 30 de septiembre de 1955 y James Dean había cumplido 24 años.

 

También te puede interesar:

CONTINÚA LEYENDO