Historia del feminismo

En este nuevo capítulo de El Rincón de Stendhal repasamos algunos de los acontecimientos y figuras históricas relacionados con el feminismo y la lucha por la igualdad de mujeres y hombres.

 

Según la RAE, el  feminismo es el “principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre”. También lo define como “doctrina y movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres”.

A lo largo de la historia, el feminismo ha logrado avances como el derecho de la mujer a la educación, al voto, al trabajo o la igualdad ante la ley. El origen moderno del movimiento feminista se remonta a los años 30 y 40 del siglo XIX. En concreto la lucha se centra en la obtención de derechos políticos, sobre todo en el sufragio universal. La Convención Seneca Falls en Nueva York en 1848 fue la primera convención por los derechos de la mujer en los Estados Unidos. Pero fue Nueva Zelanda en 1893 el primer país en reconocer el voto femenino.

A comienzos del siglo XX aparecen en el Reino Unido las ‘sufragettes’, que luchan por el derecho al voto femenino. Emmeline Pankhurst y otras muchas compañeras británicas y estadounidenses llevaron el feminismo al terreno del activismo social, reivindicando la igualdad de derechos frente al Estado. En España, a nivel político y cultural resalta la figura de Clara Campoamor, una de las principales impulsoras del sufragio femenino en nuestro país, que se logró en 1931.

El feminismo también ha sido un movimiento muy ligado a la lucha contra el racismo. En 1851 la activista Sojourner Truth puso de manifiesto en su discurso ‘Ain´t a woman?’ las diferencias existentes entre las mujeres de raza negra y las mujeres blancas de clase media-alta, y reivindica la figura como feministas de todas las mujeres, sin hacer diferencias de raza.

Paulatinamente van a ir surgiendo nuevas corrientes feministas centradas en la igualdad social y cultural, y en la abolición de las barreras legales. Esto es lo que se conoce como segunda ola del feminismo. Sarmiza Bilcescu fue la primera mujer en Europa en conseguir una licenciatura en Derecho por la Universidad de París y también la primera en conseguir un doctorado. Su tesis mostraba las contradicciones y carencias de las mujeres, en concreto de las madres.

Maria Elena Maseras Ribera fue la primera mujer en España en matricularse en la Universidad. Martina Castells Ballespi y Dolors Aleu Riera fueron las dos primeras mujeres en licenciarse y doctorarse en Medicina en 1882. Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, la compañía Westinghouse Electric llevó a cabo una campaña que animaba a las mujeres a ocupar los puestos de trabajo vacíos que habían dejado los hombres que se fueron a la guerra. Pero esto es algo paradójico ya que ellas no tenían elección sobre si acceder o no a ocupar esos puestos, sino que tendrían que hacerlo como deber patriótico, y al terminar la contienda volverían a sus hogares como amas de casa.

A pesar de estas dificultades, hay figuras muy representativas de esta nueva ola del feminismo, como Simone de Beauvoir o Kate Millet. Ambas investigan y hablan sobre la situación de la mujer a lo largo de la historia y su lucha por mejorar sus vidas y ampliar sus libertades.

Y llegamos al final del siglo XX, cuando empieza a cuajar la tercera ola del feminismo, consciente de que existen múltiples modelos de mujer y no debe haber discriminación entre ellos por cuestiones sociales, étnicas o de nacionalidad, orientación sexual o religión.

En nuestro país, en 1975 se celebran las primeras Jornadas de Liberación de la Mujer, un primer paso en la construcción del movimiento feminista como tal.  

 

¿Te ha gustado este vídeo? Entra aquí para ver más capítulos de El Rincón de Stendhal.

CONTINÚA LEYENDO