Historia de una tal Evita Perón

La política y activista por los derechos de la mujer falleció el 26 de julio de 1952.

Hay mujeres que han marcado su tiempo y han cambiado la historia, que rompieron con las restricciones establecidas por la sociedad y demostraron ser capaces de hacer lo mismo o incluso más que los hombres que intentaban retenerlas en los papeles de esposa y madre.  Marie Curie, Frida Kahlo, Amelia Earhart, Virginia Wolf… Eva Perón. La primera dama argentina adquirió una importantísima relevancia en la vida política y social de su nación, siendo férrea defensora de las clases bajas y de los derechos de la mujer.

La infancia de Eva Duarte, hija ilegítima de Juan Duarte y Juana Ibarguren, se caracterizó por la pobreza y el contacto con el mundo rural. Con apenas quince años, huyó a Buenos Aires y comenzó a trabajar como actriz, modelo y locutora de radio. En 1945, cuando ya había ganado cierta relevancia en el mundillo, se casó con el coronel Juan Domingo Perón y un año más tarde, tras la elección de su marido como presidente de Argentina, despegaría su vida política; una de las más activas e importantes del siglo XX.

Evita Perón, como la llamaban las clases bajas de la sociedad argentina, utilizó su posición para mejorar la situación de los trabajadores y de las mujeres en el país suramericano. En vez de aceptar cargos oficiales en el gobierno, prefirió aplicar sus políticas sociales a través de la Fundación Eva Perón. Los fondos públicos con los que se mantenía se emplearon en ayudas sociales como la construcción de hospitales y escuelas o los programas de apoyo para las clases bajas. También actuó como intermediaria entre el gobierno y los sindicatos y fundó el Partido Peronista Femenino, con el que defendió los derechos de las mujeres y consiguió el voto femenino en 1947.

La primera dama moriría en 1952 por un cáncer de útero, marcando el declive del peronismo que sería derrocado tres años después por un golpe de Estado de carácter militar. La importancia que este personaje femenino tuvo en un momento en el que las mujeres seguían estando supeditadas a los hombres la convirtió automáticamente en una figura admirada y reconocida en todo el mundo. Su nombre ha pasado a la historia como sinónimo de lucha por los derechos de la mujer, convicción y estilo.

CONTINÚA LEYENDO