Gabriel García Márquez y la villa de Macondo

El periodista y escritor, ganador del Nobel de Literatura, es uno de los grandes autores iberoamericanos y padre del realismo mágico.

Macondo parece iluminada por una luna permanente, capaz de resaltar los intensos colores que casas y aves le brindan. Sus calles se retuercen en giros imposibles y en cualquier rincón se puede escuchar el crepitar de un arroyo que va contracorriente. Con una maestría sin precedentes, el colombiano Gabriel García Márquez consiguió fundir en sus textos una realidad cruda y las más coloridas fantasías que escondía su mente, ganándose un lugar de honor en la historia de la literatura.

García Márquez, que fue conocido por sus amigos y allegados como 'Gabo', nació en Aracataca en 1927. Pasó su infancia con sus abuelos maternos y acabaría por trasladarse a Cartagena para estudiar Derecho en su universidad desde 1947. Sin embargo, nunca llegó a interesarse realmente por la abogacía y su vida derivaría hacia el que sería su gran pasión y que él mismo calificaría como “el mejor oficio del mundo”: el periodismo. Comenzó trabajando en periódicos como El Espectador o El Heraldo, conocería a los grandes autores del momento (Woolf, Hemingway, Faulkner, Kafka…) y viajaría a México, España o París.

Hojarasca, su primera novela, saldría a la luz en 1955 y la seguiría uno de sus títulos más conocidos, El coronel no tiene quien le escriba (1961). Su labor narrativa iría desarrollándose y creciendo hasta dar lugar al conocido realismo mágico, un movimiento artístico del que García Márquez fue padrino y que sería adoptado por otros autores de la talla de Isabel Allende, José Luis Borges o Mario Vargas Llosa. Sus dos grandes obras, de las cuales la primera le valió el Nobel de Literatura en 1982, fueron Cien años de soledad (1967) y El amor en los tiempos del cólera (1985).

García Márquez pasó su vida viajando, escribiendo y trabajando como periodista. Fue amigo de Fidel Castro y testigo de la agitada situación político-social por la que pasó América Latina durante el siglo XX y se convirtió en un autor respetado a nivel internacional y uno de los mayores defensores del periodismo de calidad. En 1955 publicaría la historia del náufrago Luis Alejandro Velasco por entregas en El Espectador de Bogotá y siendo publicado como libro en 1970, convirtiéndose rápidamente en un ejemplo de periodismo de investigación con toques literarios bajo el título Relato de un náufrago. En 1995 creó la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano con el objetivo de promover la excelencia y el compromiso de los periodistas para con la sociedad.

Tras años haciendo frente a un cáncer linfático, Gabriel García Márquez fallecía el 17 de abril de 2014 en Ciudad de México.

Continúa leyendo