El debate Kennedy-Nixon o cómo llegar a presidente a través de la televisión

El 26 de septiembre de 1960, los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos, John F. Kennedy y Richard Nixon, celebraron el primer debate televisado de la historia. La seguridad y confianza que mostró Kennedy le valieron la victoria en las elecciones.

 

En 1960, en plena Guerra Fría y tras la dura doctrina seguida por la Administración Eisenhower, Estados Unidos vivió una de las campañas electorales más importantes de su historia, tanto por la situación a la que se enfrentarían los candidatos como por los nuevos medios que se utilizaron. El 26 de septiembre, John Fitzgerald Kennedy y Richard Nixon fueron los protagonistas del primer debate televisado de la historia. Los candidatos demócrata y republicano fueron vistos por más de 60 millones de personas en los estudios de la CBS de Chicago.

Por primera vez, los telespectadores podían ver a sus políticos mientras debatían sobre los principales problemas a los que tendrían que hacer frente en la nación. Y aunque la discusión no llegó demasiado lejos y acabó por derivar en una agradable sucesión de discrepancias entre dos amigos, el aspecto visual y la comunicación no verbal de ambos candidatos se convirtieron en el centro de todas las miradas y ha sido analizada como uno de los grandes hitos de la política.

JFK se preparó su intervención como un auténtico showman. Además de ensayar a fondo sus intervenciones, expresión corporal o posibles preguntas incómodas, apareció por el plató maquillado, moreno después de haber tomado el sol en la terraza de su hotel, sonriente y luciendo un bonito traje negro perfecto para las televisiones monocromáticas de la época. El demócrata fue un ejemplo de seguridad y confianza, y acabó por conquistar a todos los espectadores durante el debate. Por otro lado, Richard Nixon era la viva imagen de la incomodidad, en ningún momento supo cómo comportarse delante de las cámaras, ante las que lucía pálido y con mal aspecto debido a que no quiso maquillarse.

Mientras que una encuesta posterior afirmaba que aquellas personas que escucharon el debate por la radio dieron la victoria del encuentro a Richard Nixon, las encuestas y posteriores elecciones concedieron la presidencia al joven Kennedy, que se convirtió en el 35º presidente de los Estados Unidos el 20 de enero de 1961. La televisión acabaría por convertirse en la herramienta principal para la comunicación política y lo que los telespectadores apreciaban por los ojos fue ganando más y más importancia. Ese lejano debate de 1960 plantó los cimientos de la política actual.

Continúa leyendo