El asesinato de John F. Kennedy

A mediodía del 22 de noviembre de 1963, recibió tres disparos: uno en el lado derecho de la cabeza, otro por encima del lado derecho de la columna, y otro en la cara anterior de la garganta.

John Fitzgerald Kennedy fue asesinado en Dallas, el 22 de noviembre de 1963. Estaba atravesando el centro de la ciudad en un coche descapotable, con su esposa al lado y saludando a los habitantes de la ciudad cuando se escucharon las detonaciones. El presidente recibió tres disparos: uno en el lado derecho de la cabeza, otro por encima del lado derecho de la columna, y otro en la cara anterior de la garganta. La conmoción en el lugar de los hechos fue inmediata y todo, desde el impacto de las balas hasta la reacción de Jackie Kennedy, fue grabado en directo por los principales canales de televisión del país.

Lee Harvey Oswald, un exmarine, fue detenido pocos minutos después y acusado de la muerte del oficial de policía Tippit y del presidente. Fue el único sospechsoso al que se ivestigó a pesar de que existiían indicios, señalados por la Comisión Warren para esclarecer los hechos del magnicidio, apuntaban a que no había habido un único tirador. Muchas teorías ven a Oswal como un chivo expiatorio y aún siguen presentándose especulaciones acerca de su asesinato.

La misma mañana del asesinato, a las 12:40 p.m., apenas unos minutos después de producirse los disparos, la cadena CBS transmitió la noticia sobre el crimen. El magnicidio de JFK fue el evento ininterrumpido más extenso de toda la historia de la televisión hasta el 11 de septiembre de 2001 con el ataque a las Torres Gemelas.

Dos días antes del juicio a Oswald, un empresario de Dallas, Jack Ruby, asesinó a su vez, el 24 de noviembre de 1963, a Lee Harvey Oswald, único sospechoso. Según declaraciones del propio Jack Ruby, lo hizo para evitar a la viuda de JFK el tener que ver y escuchar las declaraciones del asesino de su marido pero lo cierto es que lo único que consiguió fue que el sospechoso no pudiera explicarse (ni delatar a otros).

Más de medio siglo después, muchos detalles siguen sin esclarecerse y las teorías conspiratorias que implican a personajes como Richard Nixon, el director del FBI J. Edgar Hoover o George Bush padre siguen muy vivas. Existen más de 1.000 documentos relacionados con el caso JFK y los últimos documentos federales relacionados con la muerte del presidente fueron desclasificados en 2017. La Comisión Warren planteaba en su informe final numerosas alternativas en las que recogía 42 posibles grupos responsables, 82 sicarios y alrededor de 214 personas implicadas. Las políticas renovadoras de Kennedy hicieron que tuviera muchos enemigos y que numerosos sectores y grupos de presión del país se opusieran a él y llegaran incluso a considerarle un traidor.

Continúa leyendo