La trágica historia de Alice Gordon Gulick, impulsora de las mujeres en la Universidad

Consiguió que de las trece primeras mujeres licenciadas en España, tres (dos de Filosofía y Letras y una de Farmacia) salieran directamente de su colegio.


Bienvenidos a un capítulo de la historia de España contado por Mario Garcés, jurista y escritor. En esta ocasión, Mario nos narra una historia poco conocida, la de una de las grandes pioneras de la nueva pedagogía; no solo en España, sino también en Estados Unidos: Alice Gordon Gulick (1847-1903).

Como muchos otros personajes de la historia (muchas mujeres, pero también algunos hombres), sus historias han quedado tradicionalmente en un segundo plano; incluso, acaban siendo olvidados. Pero hoy, Garcés nos habla de Gulick de una manera casi biográfica. En realidad, como mantiene el propio Mario, muchas de las anécdotas trágicas de su vida podrían protagonizar incluso una obra de ficción.

Alice Gordon Gulick nació en Boston en el seno de una familia protestante, cuyos padres tenían origen inglés y escocés. Familia muy numerosa, por cierto, y de la que ella era la hermana mayor. A los dieciséis años ingresa en una institución de referencia en los Estados Unidos de educación por mujeres y para mujeres con una metodología propia, la Mount Holyoke, donde ejercería como profesora.

La primera desgracia que aconteció en su vida fue la prematura muerte de su primer marido. Inmediatamente después de contraer matrimonio, él, enfermo de tuberculosis, fallece.

Entonces, en su vuelta a casa, sintió la llamada de las misiones. De hecho, en uno de los donativos que dirigió a su iglesia, iba acompañándole una nota en la que se podría leer: “yo también quiero participar en las misiones”. Un año más tarde contrae matrimonio con su segundo marido, de quien adquiere su apellido. Gulick era un misionero que había trabajado en países como Venezuela y Colombia.

Es entonces cuando la pareja, consciente de que había dos países que era necesario colonizar pedagógicamente (España e Italia) viaja a nuestro país. Ella, sin conocer el idioma. Tras varios viajes internos deciden establecerse en Santander, donde abren su primer establecimiento pese a boicots constantes, insultos y ataques.

Un nuevo golpe atesta la vida familiar de Alice. Cinco días después de nacer su primer hijo, fallece de inanición, debido a que la institutriz desconocía que las tetinas requieren una apertura. Una tragedia.

Después de muchos años de sufrimiento vuelve a Boston, pide fondos, y funda el Instituto Internacional de mujeres en España, de formación de mujeres y para mujeres. De ahí salieron algunas de las principales mujeres que empezaron a estudiar en la Universidad española. Consiguió que de las trece primeras mujeres licenciadas en España, tres (dos de Filosofía y Letras y una de Farmacia) salieran directamente de su colegio.

 

Más tarde logró constituir otra sede del colegio en Madrid, pero la vida volvió a arrebatarle su sueño. Un día antes de la inauguración, Alice Gordon Gulick fallece por una enfermedad cardiovascular.

 

CONTINÚA LEYENDO