¿A qué se llamó la "dictablanda"?

Al período que abarca desde el fin de la dictadura de Primo de Rivera, en enero de 1930, al fin del gobierno del general Berenguer que cayó en febrero de 1931.

Berenguer con su equipo de gobierno

Tras la caída de la Dictadura de Primo de Rivera, el rey Alfonso XIII se vio en la obligación de buscar otro candidato a dictador y el elegido fue el general Dámaso Berenguer y Fusté (1873-1953).

El 30 de enero de 1930, Berenguer formó el nuevo gobierno en el que, además de la presidencia, asumió también la cartera de Guerra.

Así, se le llamó al período de poco más de un año de gobierno de Berenguer "dictablanda" por la lentitud y la poca dureza que ejerció durante este proceso en el que prometió al monarca llegar a la normalidad constitucional.

Pero no lo consiguió, e incluso intelectuales de la época como Ortega y Gasset hizo público en su famoso artículo "El error Berenguer" la nefasta dirección del país.

La política que llevó adelante el gobierno Berenguer tampoco ayudó a "salvar" a la Monarquía. La lentitud con que se fueron aprobando las medidas liberalizadoras, hizo dudar de que el objetivo del gobierno fuera realmente restablecer la "normalidad constitucional". Por eso en la prensa se comenzó a calificar al nuevo poder como “dictablanda”.

Entonces algunos políticos de los partidos dinásticos se definieron como “monárquicos sin rey” (como Ángel Ossorio y Gallardo) y otros se pasaron al campo republicano (Miguel Maura, hijo de Antonio Maura, y Niceto Alcalá Zamora, que fundaron el nuevo partido de la Derecha Liberal Republicana).

En 1930, un grupo de intelectuales guiados por Ortega Gasset, Gregorio Marañón y Ramón Pérez de Ayala, publicaron el manifiesto fundacional de una Agrupación al Servicio de la República, con el que apoyaban el Pacto de San Sebastián.

Desde el comienzo de la dictablanda de Berenguer, diversos sectores empezaron a unirse y llevar diversas posiciones de cara a terminar con Berenguer e instaurar una república, acabando con la monarquía.

En Febrero de 1931 Berenguer dimitió de su puesto.

Se acabó con la dictablanda y pese a que el monarca intentó recurrir a diversos militares, pero no encontraba al adecuado. Al final, el teniente Aznar sustituyó a Berenguer que se comprometió a unas elecciones que las convocaría para el 12 de abril.

Albores de la II República.

Toda la sociedad española entendió las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 como un plebiscito sobre la monarquía, por lo que cuando se supo que las candidaturas republicano-socialistas habían ganado en 41 de las 50 capitales de provincia (era la primera vez en la Historia de España que un gobierno era derrotado en unas elecciones, aunque en las zonas rurales habían ganado los monárquicos porque el viejo caciquismo seguía funcionando).

Dos días después de los comicios, el martes 14 de abril, se proclamó la República desde los balcones de los ayuntamientos ocupados por los nuevos concejales y el rey Alfonso XIII se vio obligado a abandonar el país. Ese mismo día el comité revolucionario se convirtió en el Primer Gobierno Provisional de la Segunda República Española.

El fin de la dictablanda significó también el final de la Restauración borbónica.

CONTINÚA LEYENDO