Guerra Civil española

Historia y curiosidades de la Guerra Civil Española

Hay momentos en la historia de los países que dejan una profunda cicatriz. Heridas difíciles de cerrar que marcan no solo a los que lo vivieron directamente sino a los que llegan después, su forma de pensar y actuar y su comprensión del mundo. Los peores casos, sin ninguna duda, son los de las guerras civiles porque estas suponen volver las armas los unos contra los otros, enfrentar a familias y vecinos y manchar de sangre la tierra que debería haber sido el hogar común para todos. España es un país con muchas cicatrices pero la más reciente y dolorosa es la Guerra Civil española.

El mismo ambiente de crispación política y social y de enfrentamiento que Europa entera estaba afrontando (y que terminaría materializándose en la Segunda Guerra Mundial) se estaba viviendo a nivel nacional en España. Las causas a largo plazo son muchas y algunos historiadores las sitúan desde los momentos del Desastre del 98 y durante todo el reinado de Alfonso XIII en el que fueron pocos los políticos que demostraron tener sentido de Estado y muchos los militares que probaron sus ganas de mandar e imponer. Y mientras tanto, la tensión entre las distintas clases sociales y grupos ideológicos se acrecentaba y se aproximaba al punto del enfrentamiento abierto.

En 1931 el país se embarcó en un nuevo proyecto de reforma y cambio que comenzó con la aprobación de la constitución más progresista del mundo y terminó con sangre. Durante los años de la Segunda República la población española se fue dividiendo, quisiera o no, en dos sectores claramente diferenciados que acabarían formando los bandos de la contienda. Cada partido político y cada gobierno solo miraban por su propio proyecto y nadie intentaba frenar la escalada de malestar general en el país. El 18 de julio de 1936, tras semanas de enfrentamientos callejeros y pistolerismo, un grupo de militares dio un golpe de estado para derrocar al legítimo gobierno de la República que, al fracasar, dio comienzo a una guerra civil que se extendería hasta 1939 y dejaría al país en ruinas y con cientos de miles de muertos entre luchadores de ambos bandos y población civil. La principal consecuencia de la guerra fue la instauración de una dictadura autoritaria encabezada por el que había sido líder del bando nacional, Francisco Franco.

La democracia no volvió a España hasta 1978, tres años después de la muerte del dictador. La guerra y el franquismo moldearon a dos generaciones que tuvieron que levantar el país después de la contienda y asentar los pilares de un sistema democrático y constitucional moderno. Tantos años después de los terribles hechos, los disparos de hermano contra hermano siguen resonando en el corazón herido de los españoles.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo